SUS EMPRESAS PASAN POR UNA FASE MUY COMPLICADA

La mujer del famoso empresario toledano, su mejor apoyo en el peor momento

La crisis ha llegado a la casa de Carlos Falcó y señora. Su empresa 'Marqués de Griñón Family Estates' atraviesa un momento muy delicado, tal como informamos este martes en EL DIGITAL CLM, y ha solicitado una ampliación de capital social de dos millones de euros para salvarla de la quiebra. Ahora, pasará a estar controlada por dos administradores mancomunados.

El problema viene de lejos. La empresa del ex de Isabel Preysler registró unas pérdidas de 7,9 millones a finales de 2016 (3,3 millones de euros corresponden a compromisos de pago con los bancos y el resto a proveedores y empresas del grupo). Según El Español, la ampliación de capital ha sido compleja: por un lado, los socios han aportado 238.356 euros en concepto de dividendos pasivos (es decir, dinero que todavía no habían abonado en ampliaciones anteriores); y por otro se hizo una reducción de capital de 10,4 millones de euros para aumentarlo después a 1,3.

En estos momentos, el capital social de Marqués de Griñón Family Estates es de 5.767.590 euros. Además, el consejo de administración ha cesado a todos sus miembros y serán dos administradores mancomunados quienes se ocupen de la gestión, todavía a cargo de la familia Falcó.

El empresario confesó hace unos años que la crisis había afectado a sus finanzas y optó, en lugar de despedir personal, por lanzarse al mercado extranjero, una decisión que no ha sido todo lo eficaz que esperaba. Ahora, su esposa se ha convertido en su mejor apoyo, ya que en lo personal tampoco atraviesa su mejor momento. Al parecer, los hijos de Carlos Falcó no aceptan a Esther Doña y la relación entre ellos se ha enfriado en los últimos meses.

COMPARTIR: