EL CERDO VIETNAMITA ES UNA ESPECIE INVASORA

El jaleo en que se ha metido la nieta de los Reyes Eméritos por culpa de un regalo

Victoria Federica
Victoria Federica

Victoria Federica Marichalar, hija de la Infanta Elena, deberá comunicar a la Comunidad de Madrid antes del 1 de enero de 2022 la tenencia del cerdo vietnamita que unos amigos le regalaron la semana pasada con motivo de su puesta de largo, ya que en caso de no hacerlo incumpliría la normativa aprobada el pasado mes de marzo, por el que la compra, venta o tenencia de esta especie está prohibida por ley.

El Consejo de Ministros aprobó el 29 de marzo un Real Decreto que modificaba el Catálogo Español de Especies Invasoras para incluir varias especies, entre ellas el cerdo vietnamita por su potencial efecto invasor y los daños que provoca a la flora y fauna autóctona.

La normativa, que entró en vigor el 31 de marzo, señala que poseer, transportar, traficar o comerciar con ejemplares vivos de cerdos vietnamitas, serpientes pitones, tortugas de Florida y varanos de la sabana está prohibido a partir del 1 de enero de 2022.

Sin embargo, la norma permite algunas excepciones, dirigidas a quienes ya posean uno de estos ejemplares, para que puedan mantenerlos después de esa fecha, siempre y cuando sus dueños comuniquen a la comunidad autónoma su tenencia.

En todo caso, si Victoria Federica desea conserva a su cerdito estará sujeta a unas condiciones de control, entre las que estará obligada a esterilizar a su mascota, marcarlo, declarar oficialmente que no lo liberará en el medio natural y, en caso de que se le escape de manera accidental deberá comunicarlo a las autoridades.

Cuando el Consejo de Ministros aprobó la incorporación de estas especies al Catálogo de Especies Invasoras señaló que algunos centros de acogida españoles ya están saturados de ejemplares de los que sus propietarios se deshacen.

Un dictamen del Comité Científico de 2016 recomendó incluir en el Catálogo español de especies exóticas invasoras al cerdo vietnamita porque representa un riesgo sanitario y medioambiental, ya que en la actualidad tiene una presencia asilvestrada en el medio natural y existe un potencial riesgo de hibridación con el jabalí salvaje autóctono. El comité estimó que además de las consecuencias inherentes a la hibridación, podría aumentar los problemas de sobrepoblación de jabalíes que ya existe en muchas regiones de España.

El Real Decreto permite excepciones a quienes deseen mantenerlos como mascotas, aunque desde que entró en vigor, ya no se pueden vender ni ceder, o bien se podrán tener con fines de investigación o conservación y divulgación como los zoológicos.

En caso de que Victoria Federica no quiera conservar el regalo que le hicieron con motivo de su puesta de largo, podrá entregar su cerdo vietnamita a las autoridades de forma voluntaria y temporal o bien cederlo a alguna tienda de mascotas hasta que la autoridad competente se haga cargo del ejemplar. También podría cederlo a un zoológico, que haría función de intermediario, ya que las administraciones estarán obligadas a facilitar la entrega voluntaria de los animales.

La entrega, en primera instancia y de forma temporal se podrá realizar en puntos de venta de animales de compañía o domésticos y en núcleos zoológicos legalmente constituidos que puedan ser reconocidos o habilitados por la administración para recoger y mantener a los animales en condiciones de correcto confinamiento, que puedan evitar su escape y ser esterilizados e identificados.

El cerdo vietnamita es una de las últimas seis incorporaciones al Catálogo de Especies Invasoras, que suma ya 191 especies de animales y plantas por sus potenciales efectos para la biodiversidad autóctona.

Aunque la joven tendrá que ceñirse a los límites que autoriza la normativa para conservar su animal, las comunidades autónomas, que son competentes en la cuestión están obligadas a vigilar y controlar a estas poblaciones, por lo que, en este caso, la Comunidad de Madrid, podría abrir un investigación para determinar el origen del simpático regalo que el hicieron a la hija de doña Elena.

COMPARTIR: