EL PALACIO DE FUENSALIDA TENDRÁ LUCES NAVIDEÑAS POR PRIMERA VEZ

Luminosa idea de Page para esta Navidad frente al Belén trastero de Colau

El Belén de Colau en Barcelona está provocando una fuerte polémica dentro y fuera de la ciudad El Belén de Colau en Barcelona está provocando una fuerte polémica dentro y fuera de la ciudad

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha ordenado que se instale un sistema de iluminación navideña en el Palacio de Fuensalida, sede del gobierno regional. Será la primera vez en la historia que ocurra algo así, tal como han confirmado fuentes de la Junta a EL DIGITAL CLM.

De esta forma, se iluminarán los jardines del Taller del Moro, que estarán abiertos y podrán ser visitados por los ciudadanos que lo deseen. La iluminación navideña del Palacio, que se inaugurará el próximo 5 de diciembre, se suma al tradicional Belén que se instala en la entrada principal del monumental edificio.

El propio García-Page ha confirmado posteriormente la noticia durante la entrega del II Premio Palabra que otorgan la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y la Fundación César Egido Serrano. Por primera vez habrá iluminación navideña visitable en el Palacio de Fuensalida, decoración que irá acompañada del tradicional Belén.

El presidente castellano-manchego ha aprovechado para invitar a todo el mundo a visitar estos jardines en estas fechas tan entrañables.

El trastero de Colau

Estas iniciativas del presidente de Castilla-La Manch en relación con el sentir religioso de la Navidad contrasta con el esperpento instalado por la alcaldesa de Barcelona en la plaza de Sant Jaume, un Belén-trastero con el que se ha superado en mal gusto y provocación respecto a años anteriores.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha vuelto a sorprender colocando un belén en la plaza del Ayuntamiento que, lejos de la representación típica de un pesebre, se acerca más bien a la estética de un trastero. Cajas apiladas, muebles y todo tipo de objetos se reúnen en esta nueva representación financiada por el Consistorio que continúa el legado de la ya tradicional polémica de ‘los belenes de Colau’.

"Durante más de trescientos días y trescientas noches, duermen en el desván o en los armarios, los cajones o los altillos. Y un buen día de diciembre, con mucho alboroto y expectación, los despertamos de repente y los llevamos a la sala de estar”, relatan haciendo mención a los objetos que se distribuyen en las cajas para justificar el bodrio.

Compartir