14 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

DICE QUE "HA COSTADO LLEGAR"

La sincera confesión de la presidenta de la Real Fundación de Toledo sobre las mujeres de su tiempo

Paloma Acuña, que se implicó hace 30 años en la creación de la Real Fundación de Toledo y desde enero preside la institución, afirma que su generación "tuvo que abrirse camino y nos costó el doble llegar" y añade que "nunca" se sintió discriminada pero "el mérito fue mío, no de mis colegas masculinos".

A las puertas del Día Internacional de la Mujer, la gallega Paloma Acuña, nació en A Coruña y pasó sus primeros años en Vigo, ha reflexionado en una entrevista con Efe sobre la desigualdad de género y ha admitido que "cualquier cosa que sirva para conseguir la igualdad de género, me guste o no, la doy por válida".

Acuña estudió Geografía e Historia en la Universidad de Santiago de Compostela, se especializó en escultura romana, se doctoró en la Universidad de Valladolid y en 1978 ingresó en el cuerpo de conservadores del Estado, en un momento en que era conocido como 'la cuerpa' por la mayoría de mujeres con que contaba, ha recordado.

Cuando hizo arqueología de campo, entre los 17 y los 30 años, "nunca" se sintió discriminada en un ámbito en el que casi siempre fue la única mujer "pero puedo asegurar que el mérito fue mío, y no de mis colegas masculinos", ha dicho.

Con su experiencia y habiendo vivido "muchísimos años" sin que asomara por ningún sitio la igualdad de género, Paloma Acuña ha asegurado que su generación "tuvo que abrirse camino y nos costaba el doble llegar".

Aunque en el ámbito de la cultura abundan las mujeres en España, ha apuntado que ninguna, todavía, ha dirigido el Museo del Prado, aunque sí las hay en algunos museos internacionales.

El problema surge cuando el trabajo exige una dedicación que la mujer no puede dar porque tiene unas obligaciones familiares "que muchas veces no son compartidas": "ahí se queda, no puede subir más porque no dispone de ese tiempo. Algo que no sucede con los hombres", ha lamentado.

Directora de Museos Estatales

Esta mujer que fue directora de Museos Estatales (1984) en una etapa de profundas reformas (la creación del Museo de Arte Romano de Mérida es un ejemplo) y que entre 2011 y 2015 fue la coordinadora general de la intensa conmemoración del IV centenario del Greco, dice que está de acuerdo "con cualquier cosa que resuelva la desigualdad de género y consiga que los puestos los ocupe quien lo merece, sin tener en cuenta si es hombre o mujer".

Sobre los 30 años que, precisamente este 2018, cumple la Real Fundación de Toledo, ha dicho sentirse "muy satisfecha" en el terreno personal, porque la institución partió de cero y asentó una "manera" de trabajar. De hecho, fue la primera fundación privada que se creó en España dedicada a una ciudad.

Tres décadas más tarde, el ámbito de las fundaciones ha cambiado "en todo", comenzando por la legislación, y la Fundación ha servido de ejemplo para entidades similares, colectivos que se unen para añadir y sumar apoyos y ayudar a las administraciones públicas en el patrimonio de una ciudad.

Reconoce que les "costó" en sus inicios, porque era algo nuevo y a veces no eran "bien" recibidos y se les veía como una "injerencia", pero se mantuvieron en la idea de que el patrimonio es de todos, de la comunidad. 

COMPARTIR: