19 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

CENTRO DE ARTE MODERNO ROBERTO POLO

El último gran atractivo artístico de Toledo reduce el precio de su entrada a la mitad

Colección Roberto Polo. Foto: Óscar Huertas
Colección Roberto Polo. Foto: Óscar Huertas

El Centro de Arte Moderno Roberto Polo, ubicado en el complejo de Santa Fe, ha decidido reducir el precio de la entrada para "abrir el museo a más gente". Así, la entrada general cuesta cuatro euros, mientras que la tarifa reducida se queda en dos. "La idea no es llenar las arcas, si no que la gente lo pueda disfrutar".

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes de dicho centro, que han explicado que ha sido el Patronato de la Fundación Colección Roberto Polo, en su reciente reunión, el que ha adoptado esta decisión a fin de "adaptar el precio de la entrada a la ciudad" y despertar "un mayor interés para que la gente lo visite".

La reducción del coste ya se ha aplicado el pasado fin de semana --el primero del mes de junio-- y, probablemente, se mantendrá hasta septiembre con la "filosofía de que el Centro llegue a más gente".

Y es que, desde este recién nacido Centro de Arte se lamentan de que la mayor parte de los turistas que llegan a la ciudad lo hacen de forma "teledirigida", con un pack cerrado que incluye la entrada a determinados monumentos. "Pasan por delante de la colección pero cuando ven que la entrada cuesta ocho euros, y ya han adquirido el otro pack, deciden no visitarlo".

De igual modo, el Centro de Arte Moderno Roberto Polo quiere aumentar la comunicación y la formación de los guías oficiales de la ciudad a fin de incrementar la labor pedagógica que estos profesionales pueden llevar a cabo "para que se sientan preparados para enseñar la colección".

La Colección Roberto Polo. Centro de Arte Moderno y Contemporáneo de Castilla-La Mancha abrió sus puertas el pasado 27 de marzo en el toledano Convento de Santa Fe, desde donde, con un total de 250 obras, aspira a llenar una laguna cronológica de la historia del arte y ser un complemento del Museo del Prado, al dar continuidad a la presencia de pintura flamenca en España, del Thyssen-Bornemisza y del Reina Sofía en lo referente a las vanguardias.

Aunque estaba previsto que las aperturas en Toledo y Cuenca fueran simultaneas, la decisión de la Fundación Antonio Saura de no abandonar la Casa Zavala, sede temporal de la muestra, impidió que la sala conquense abriera sus puertas, retrasándose la inauguración al acondicionamiento del el Archivo Histórico Provincial.

COMPARTIR: