LAS HERMANDADES APLICARON EL PROTOCOLO Y DECIDIERON NO SALIR

La previsión de lluvia obliga a suspender la multitudinaria procesión de Las Turbas en Cuenca

Foto: Junta de Cofradías
Foto: Junta de Cofradías

Las previsiones meteorológicas han obligado a suspender la procesión "Camino del Calvario", también conocida como de las Turbas, la más emblemática de la semana Santa de Cuenca.

En aplicación del protocolo de lluvia, que obliga a suspender la procesión si la previsión es de más de un 80% de probabilidad de lluvia durante el recorrido, a las 5:07 horas de esta madrugada, el presidente ejecutivo del desfile, Salvador Muñoz, ha comunicado la decisión que han tomado de común acuerdo las tres hermandades que conforman "Camino del Calvario".

En declaraciones a Efe, Muñoz ha lamentado la decisión que se han visto obligados a tomar, dado que a la hora de salida de la procesión no estaba lloviendo, pero ha recordado que todas las previsiones apuntan a precipitaciones a partir de las 7 de la mañana y "de manera creciente".

La decisión se ha comunicado a todo el dispositivo de seguridad y también al Grupo Turbas, cuyos integrantes estaban a las puertas de la iglesia de El Salvador, con sus tambores y clarines, esperando al paso del "Jesús de las Seis", el que abre esta emblemática procesión.

Es el segundo año consecutivo que el desfile se ve perjudicado por la meteorología, ya que también en 2018 se vio obligado a modificar su recorrido y acortar la procesión a causa de la lluvia.

Este año había más de 2.400 turbos acreditados para participar en el desfile, precediendo al Jesús con los tambores con los que recrean el escarnio al que fue sometido en su camino hacia la cruz, dentro de una procesión que cumplió 400 años en 2016.

Page y Núñez animan a las hermandades

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha trasladado un mensaje de "ánimo" a las hermandades que participan en la procesión Camino del Calvario de Cuenca, conocida como procesión de "Las Turbas", que ha tenido que ser suspendida esta madrugada por la previsión de lluvias. 

García-Page iba a asistir esta procesión, que parte cada Viernes Santo de la iglesia de El Salvador a las 5:30 horas, pero que este año no ha podido recorrer las calles de la ciudad por la previsión de lluvia, por lo que la capital conquense se ha quedado sin los peculiares sonidos de broncos tambores y clarines destemplados que produce el grupo "turbas", que da el sobrenombre a este desfile procesional.



En un mensaje en la red social Twitter, García-Page ha señalado que tenía previsto acudir esta madrugada a ver la procesión, aunque finalmente no ha sido posible. 

El presidente regional ha calificado esta procesión como un "espectáculo único" de la Semana Santa y ha expresado su gratitud "a todos los que trabajan por hacerla posible cada año".

También había viajado a Cuenca para presenciarla el presidente del PP de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, que ha puesto de manifiesto en Twitter su tristeza por el hecho de que la procesión no haya podido salir.



Núñez ha señalado que ha estado en la iglesia de El Salvador junto con al alcalde de Cuenca, Ángel Mariscal, y al teniente de alcalde, José Ángel Gómez, así como con los integrantes de las hermandades que tenían que desfilar y de los responsables de la Junta de Cofradías de la Semana Santa de Cuenca.

La procesión Camino del Calvario es una de las tres que desfilan el Viernes Santo en Cuenca, junto a la de En el Calvario, que sale a las 12:30 horas de la iglesia de San Esteban, y a la del Santo Entierro, que parte a las 21:00 horas de la Catedral, que están pendientes también de la previsión meteorológica, que apunta lluvia toda la jornada de hoy en la ciudad. 

COMPARTIR: