SOS PARA UN EXCEPCIONAL ENTORNO DE CASTILLA-LA MANCHA

"Vida y muerte en las Tablas de Daimiel", así cuenta El País la agonía del gran parque nacional de Castilla-La Mancha

Fotografía de Carlos Rosillo. Plano de abajo del diario El País Fotografía de Carlos Rosillo. Plano de abajo del diario El País

La situación agónica del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, en la provincia de Ciudad Real, de la que tantas veces hemos hablado en EL DIGITAL CLM, está llamando también la atención de algunos medios nacionales que publican noticias y reportajes sobre el problema de este gran entorno natural de Castilla-La Mancha y los sucesivos SOS que se vienen lanzando para su salvación.

Salvar las Tablas de Daimiel es el objetivo medioambiental número 1 en estos momentos en Castilla-La Mancha y su trágica situación de sequía y falta de encharcamiento de muchas zonas del parque preocupa mucho en la región.

Tanto el Gobierno de Castilla-La Mancha como los partidos de la oposición han puesto el foco en este parque nacional y han reclamado al Gobierno de Pedro Sánchez que evite la desaparición de una de las principales joyas naturales de la comunidad castellano-manchega. También los grupos ecologistas claman por una solución de urgencia, tal como hemos venido informando.

Este domingo el diario El País publica un completo reportaje sobre la agonía de las Tablas y recoge su situación y necesidades. Bajo el título de "Vida y muerte en las Tablas de Daimiel", la periodista Esther Sánchez firma un interesante reportaje, con fotos de Carlos Rosillo, sobre una situación que preocupa mucho en Castilla-La Mancha y que está siendo objetivo de malestar y preocupación en toda la región y especialmente en la provincia de Ciudad Real.

TablasPlanoBueno

"El tablazo, el corazón del parque nacional de Las Tablas de Daimiel, permanece seco desde la primavera de 2018. Su lecho de casi 40 hectáreas se ha convertido en una selva laberíntica y cerrada de carrizo (una especie de caña) y taray (un árbol que se mantendría en la orilla si hubiera agua), que puede llegar a medir en dos años cuatro metros. El problema se repite por todo el parque: solo hay agua en 254 hectáreas, un 15% de las 1.750 que conforman el humedal, y gracias al bombeo que se está realizando desde el acuífero sobre el que está el parque como medida de emergencia", así comienza un reportaje que se puede leer completo en El País.

 

Compartir