08 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

EN LA BIBLIOTECA REGIONAL, EN EL ALCÁZAR

Una maravillosa exposición que hay que ver en Toledo: "Fondo Kati: De Toledo a Tombuctú"

Inauguración de la exposición de Fondo Kati en la biblioteca de Castilla-La Mancha en Toledo
Inauguración de la exposición de Fondo Kati en la biblioteca de Castilla-La Mancha en Toledo

La Biblioteca de Castilla-La Mancha ha inaugurado este lunes la exposición 'Fondo Kati: De Toledo a Tombuctú' con la que vuelven a Toledo parte de los 400 manuscritos que hace cinco siglos se llevó al exilio el bibliófilo de la comunidad musulmana Alí ben Ziyad al Quti.

Alí ben Ziyad abandonó Toledo el 22 de julio de 1467 debido a las diferencias entre comunidades toledanas que dieron lugar a graves incidentes e incendios de centenares de casas, conocidos como los "fuegos de la Magdalena" y hoy, el heredero de esos manuscritos, Ismael Diadié Haidara, los ha presentado en la ciudad de la que tuvo que huir su antepasado. 

Acompañado en una rueda de prensa de la directora de la Biblioteca regional, Carmen Morales, el concejal de Cultura, Teo García, y el primer consejero embajador de Mali, Younusa Tiramanka Traore, han informado de que la exposición se podrá visitar hasta el 26 de octubre. 

Han explicado que el bibliófilo realizó un periplo por el sur de la Península y diferentes lugares de la zona del Magreb y Oriente Medio hasta que se afincó en Tombuctú (Mali), donde incrementó su fondo bibliográfico, que fue enriquecido con notas manuscritas en sus márgenes en las que relataba circunstancias y peripecias de su travesía, por ejemplo, rememoraba en sus apuntes que "aquel que conoció Toledo, no podrá olvidarlo".

Desde su llegada a Tombuctú hace 500 años, la familia Al Quti ha conservado e incrementado este fondo hasta sumar 12.714 manuscritos en la actualidad.

El heredero actual, el XII de la dinastía Al Quti (Kati), Ismael Diadié Haidara, fue recopilando todos los documentos que se habían ido desperdigando por efectos de "herencias y diferentes transmisiones", hasta que creó el Fondo Kati con todos estos manuscritos.

Ismael Diadié ha destacado que este recopilatorio "no se consolida solo con 12.714 manuscritos", sino también con las 2.949 personas censadas de la familia Quti, que son "los verdaderos guardianes de la biblioteca" y ha recalcado que él es "solo uno de ellos".

Alí ben Ziyad, tras su marcha de Toledo junto a otros andalusíes, moriscos y sefardíes, se llevó consigo 400 manuscritos y esta será la primera vez que vuelvan a la ciudad y sean expuestos al público desde que salieron en 1468, además han sido traducidos al castellano del árabe, hebreo, aljamiado.

Diadié ha destacado la importancia de que, después de 552 años, Toledo y Tombuctú dan un "paso de gigante para la familia Kati" ya que después de más de cinco siglos los manuscritos pueden "pisar" de nuevo suelo toledano.

"Hoy pisamos nuestra Luna, nuestro Sol y nuestro planeta Marte, porque Toledo ha sido todo para nosotros", ha expresado Diadié.

Asimismo ha asegurado que "muchos no podían soñar el día en el que se pudiera abrir un manuscrito en Toledo" y ha incidido en que este "primer paso" es "importante" porque permite abrir un puente al intercambio de culturas y al conocimiento común de la historia de Toledo y Tombuctú, ambas catalogadas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

"Conocernos es conocer lo que nos une, la memoria", ha subrayado.

Teo García ha recordado que esta es la "única biblioteca nacida en Europa y conservada en África" con documentos "únicos sobre la penetración del Islam en España, el destino de las familias visigodas después de la caída del reino de Toledo y el exilio de andalusíes importantes antes y después de la caída de Granada".

Además, el concejal ha añadido que esta es una forma de reforzar "la relación significativa" de la historia de ambos países y que el Fondo Kati es "parte" de las "raíces" de la ciudad y por tanto "del patrimonio histórico".

COMPARTIR: