18 de diciembre de 2017
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

PAREJAS CON INGRESOS ÚNICOS Y SIN HIJOS

Los 'sinkies', el nuevo fenómeno de pobreza juvenil en España

Cáritas Europa ha avisado de la aparición de un nuevo fenómeno de pobreza juvenil, los 'sinkies' (Single Income, No Kids): ingresos únicos y sin hijos. El término, acuñado por la organización, se refiere a las parejas jóvenes sin hijos que trabajan pero que, cuando se combinan sus salarios, apenas ganan el equivalente a un ingreso único decente.

"La aparición de sinkies es una señal extremadamente grave que los responsables políticos deben tomar muy en serio. Esta será la primera generación en décadas que corre el riesgo de estar en peores condiciones que sus padres, lo que traerá profundas consecuencias para la cohesión social, los modelos sociales y los sistemas de protección social. Corremos el riesgo de una sociedad que se hunde si no se toman medidas ahora", ha alertado el secretario general de Cáritas Europa, Jorge Nuño.

A diferencia de los 'dinkies', un término acuñado en la década de los 80 para describir a las parejas que ganan un doble ingreso y eligen no tener hijos, los 'sinkies' podrían desear tener hijos, pero no pueden afrontar los gastos que supone la paternidad. Este nuevo fenómeno de pobreza, según precisa Cáritas, se suma al de aquellos jóvenes que ni estudian ni trabajan.

Los resultados de la encuesta muestran que, por primera vez en décadas, "es probable que las generaciones más jóvenes tengan menos oportunidades y estén peor que sus padres, ya que los empleos son más escasos, los salarios más bajos y las condiciones de trabajo más deficientes".

Además, el estudio pone de manifiesto que "las sociedades europeas han abandonado su compromiso con la cohesión social y están haciendo caso omiso a las generaciones más jóvenes".

También señala que "los jóvenes a menudo son discriminados y tienen dificultades para acceder a derechos básicos, como el derecho a la vivienda y el derecho a acceder a un empleo de calidad".

Asimismo, evidencia que "la prolongada crisis económica y los cambios posteriores introducidos en los mercados laborales han afectado más a los jóvenes, por ejemplo, en términos de contratos laborales, salarios, condiciones de trabajo y acceso a la protección social".

En cuanto a los más vulnerables, la encuesta señala a los jóvenes padres solteros, especialmente las madres solteras, como los más expuestos a la pobreza y la exclusión.

Estos resultados han sido presentados este jueves por el asesor especial sobre el Pilar de los Derechos Sociales de la Comisión Europea, Allan Larsson; la secretaria general de Eurodiaconia, Heather Roy; el obispo Per Eckerdal de la Iglesia Luterana Sueca; y Jorge Nuño.

Recomendaciones ante la situación actual

Además, Cáritas Europa ha hecho un llamamiento a los participantes de la Cumbre Social Europea para que aprovechen "la oportunidad" y utilicen "el Pilar de los Derechos Sociales para erradicar la pobreza juvenil". También han realizado una serie de recomendaciones a la Unión Europea y a los Estados miembros.

En concreto, a la UE le piden que desarrolle una estrategia integral y coordinada para prevenir y combatir la pobreza juvenil "coherente con la estrategia de lucha contra la pobreza infantil y familiar establecida por la Comisión Europea en su Recomendación de 2013 sobre la inversión en la infancia".

Además, solicitan el mantenimiento de la Garantía Juvenil, mantener al menos la misma cantidad del Fondo Social Europeo y destinar el 50 por ciento para la lucha contra la pobreza y utilizar la cláusula de flexibilidad del Pacto de Estabilidad y Crecimiento para permitir a los Estados miembros eximir la inversión social prioritaria y bien definida.

Por otro lado, a los Estados miembros les sugieren diseñar o actualizar su estrategia nacional para prevenir y combatir la pobreza juvenil, con acciones tales como: garantizar el acceso a una vivienda de calidad, adecuada y asequible, por ejemplo, mediante la inversión en viviendas sociales, subsidios a la renta y ventajas fiscales específicas.

También proponen "aplicar un enfoque integrado para garantizar un nivel de ingresos mínimos que sea adecuado para llegar a fin de mes y llevar una vida digna, por ejemplo, mediante la aplicación de presupuestos de referencia realistas que utilicen puntos de referencia de canastas básicas nacionales o regionales".

Finalmente, piden un apoyo a las familias jóvenes vulnerables, como las familias monoparentales, garantizando el acceso a una atención y educación infantil asequible y de calidad, y conciliando las aspiraciones profesionales con la vida familiar; y que se permita que el tiempo dedicado al trabajo asistencial sea elegible para el cálculo de los derechos de pensión.

COMPARTIR: