CONVENIO CON ACAD

La Fundación Globalcaja sigue apoyando a los más desfavorecidos en Cuenca

La Fundación Globalcaja colabora con el proyecto Educa puesto en marcha por la Asociación Conquense de Ayuda al Desfavorecido (ACAD). Unos 100 niños se han beneficiado de este programa durante las jornadas  realizadas en colegios conquenses durante el pasado mes de diciembre, con  el emblema “Menores, consumo responsable !!Enséñales a Vivir!!"

ACAD trabaja en Cuenca, desde hace varios años desarrollando proyectos en el ámbito de la
prevención hacia el consumo de sustancias (educación de calle,  intervención individualizada….). Además ha desarrollado otros proyectos  con colectivos y personas en situación de exclusión social en el ámbito  comunitario dentro de la línea de vivienda.

La Fundación Globalcaja Cuenca apoya a esta Asociación desde el año 2013  en varios de los proyectos que realiza anualmente mediante la firma de un  convenio de colaboración. El presidente de la Fundación, Carlos de la  Sierra, y la vicepresidenta de la asociación, Belén Calero, han firmado la renovación de este acuerdo que, este año, se ha dirigido especialmente al  Proyecto “Educa” realizado en colegios de la ciudad.

El proyecto

El proyecto “Educa” da continuidad al Programa de Formación en colegios e institutos de Cuenca, siendo de gran importancia en la prevención en edades primarias; mediante este proyecto, se trabaja con los jóvenes capacidades educativas que propician su integración en la comunidad. Se les ayuda a fortalecer los valores de protección y sus áreas de seguridad permitiéndoles en su futura adolescencia enfrentarse a situaciones que les puedan surgir como el consumo de sustancias. En este sentido, engloba formación y prevención a través del conocimiento de las drogas legales, que son las que tienen más próximas en su entorno y las que serán puerta de inicio hacia un consumo.

El objetivo fundamental del proyecto es desarrollar una actitud crítica respecto al consumo, fortaleciendo su personalidad y rebajando los factores de vulnerabilidad ante estas situaciones de riesgo. La formación potenciará y favorecerá los factores de protección ante los consumos, especialmente en edades cercanas a la adolescencia (cambios psicológicos,
presión del grupo de iguales, no asunción de normas parentales…) y de igual  forma promoverá actividades de ocio saludables y de educación para la salud.

Con esta misma finalidad, se han realizado también escuelas de  padres, siendo un total de 140 personas las que han participado durante este año en el proyecto.

COMPARTIR: