21 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

JUAN Y MEDIO SE SINCERA

El popular productor de CMMedia habla sin tapujos de la enfermedad rara que padece

Juan y Medio ha hablado a las claras sobre la enfermedad que padece
Juan y Medio ha hablado a las claras sobre la enfermedad que padece

Es el productor de "En compañía", el programa que presenta Ramón García y el de mayor éxito de la televisión pública de Castilla-La Mancha. Nos referimos a Juan y Medio, uno de los presentadores más populares de la televisión en España. Aunque lleva muchos años apareciendo en pantalla, apenas se conoce nada de su vida personal.

Su pasado guarda una gran cantidad de secretos de los que apenas se ha hablado, empezando porque su auténtico nombre es Juan José Bautista Martín, pero cuando era un niño, la madre de uno de sus amigos le apodó de dicha forma. «Dije que me cargaba al próximo que me llamara así», reconoció en una entrevista con Bertín Osborne.

Además, desde hace tiempo existen rumores de que el presentador padece vitíligo, un enfermedad rara que se caracteriza por la aparición de manchas blancas en la piel. Afecta al 1% de la población mundial y aparece cuando el sistema inmunitario destruye los melanocitos, lo que deja ese área de la piel sin color. No es una enfermedad grave, pero sí causa un perjuicio estético en las personas que lo sufren.

Durante su última aparición pública, en la alfombra roja del festival de televisión de Vitoria, Juan y Medio quiso aclarar todas las dudas sobre su enfermedad. «Sí, tengo vitíligo, ¿y qué?», comenzó diciendo a los reporteros que le preguntaban.

«Me dirijo a todos vosotros con la esperanza de que mis palabras os animen a enfrentaros al vitíligo», dijo antes de explicar algunos aspectos de su vida para demostrar que esta enfermedad no trastocaba la vida de quienes lo padecen. «Nadie me ha rechazado jamás por mis manchas. Creo firmemente que alguna diferencia en el tono de mi piel en zonas muy concretas de mi cuerpo no me hacen ni mejor ni peor a los ojos de los demás. Mis parejas no me dejaron por ello. No me echaron de ningún trabajo. No me han impedido entrar o salir en ningún recinto».

COMPARTIR: