DANI FERNÁNDEZ FORMÓ PARTE DE AURYN

El manchego que fue ídolo de masas adolescentes se reinventa en solitario

Dani Fernández Dani Fernández

Dani Fernández expande el relato de "Incendios" (2019), el debut en solitario que lo señaló como uno de los exmiembros de Auryn con mayor proyección, con una reedición que incluye algunos de los duetos que lo llevaron a ser el compositor que es hoy, avalado por músicos como Pablo Alborán o Andrés Suárez.

"He tenido que quemar mucho de mí para encontrarme, pero eso lo tenemos que hacer todos en nuestros trabajos: reinventarse una y otra vez para encontrar la mejor versión", afirma el joven músico ciudadrealeño en una charla con Efe.

Fernández (Alcázar de San Juan, 1991) ha dado en llamar a esta vuelta de tuerca discográfica "Incendios y cenizas" (Warner Music), ya en el mercado, porque si bien "había mucho que borrar" de su pasado, tampoco había que olvidarlo.

"Empecé a hacer este disco sin ninguna prisa, para encontrarme lo primero, porque no quería que la gente lo viera como una continuación de la banda de la que venía", cuenta sobre un proceso de aprendizaje en el que contó con el apoyo de artistas como Andrés Suárez, Funambulista o David Otero para encontrar a ese Dani Fernández que en "Auryn no aparecía por ningún lado".

Fue en 2016 cuando su exbanda anunció su separación de manera inesperada y en lo más alto de las listas comerciales, después de siete años de trabajo en los que publicaron cuatro discos de estudio que los convirtieron en ídolos adolescentes cantando temas sobre todo en inglés y con influencias del pop británico y estadounidense.

"Todo el que me conoce sabe que a mí me costaba mucho el inglés y que allí no me encontraba a mí mismo como intérprete. Casi no podíamos componer los temas. Yo estoy acostumbrado a hacer las cosas con corazón, pero ahí éramos cinco corazones compitiendo; a veces me sentía mal y tenía que cantar canciones demasiado alegres", confiesa de aquella etapa.

Cuenta que para él los duetos son "como las fotografías" que otros se hacen con los amigos, retazos en los que "dejas lo mejor de ti junto a otra persona". Ahora esas canciones a varias manos, como las que hizo también con Nil Moliner o Marta Soto, son las "cenizas" que recupera por primera vez en formato físico con un segundo CD dentro del álbum, como una ruta hacia el músico que es hoy.

"Siempre he sido pasional y al escribir intento contar historias, darle a la gente la verdad, como en 'Puñales', mi nuevo tema, que habla de mi pasado y de que a veces todos hemos sido cabras locas", explica sobre uno de los temas inéditos incluidos, además de "Vértigo".

Muy importante en su despegue fue contar por ejemplo con el apoyo de Pablo Alborán, que lo invitó a tocar con él en uno de sus conciertos; pero en este camino de crecimiento profesional y personal también se encontró con algunos escépticos, sorprendidos por el sonido de su primer álbum.

"Lo hacían sin querer, pero se notaba que no creían que alguien que viniera de Auryn pudiera escribir canciones que llegaran a la gente", señala este amante de músicas tan diversas como las de Leiva o Nirvana ("los amo", dice), de Greta Van Fleet, Rival Sons o Pink Floyd (uno de sus discos reposa sobre el piano de pared ante el que hace esta entrevista).

Decidido a seguir prendiéndole fuego al presente para mejorar, ya piensa en el que será su nuevo trabajo, para el que durante el confinamiento compuso un buen puñado de canciones.

"Hay cosas de mucha calidad, con un salto importante en las letras y los sonidos y creo que voy a invertir este parón de la música en vivo para meterme en el estudio, encontrar el camino de ese segundo álbum y demostrar que no he sido fruto de un día", promete.

Compartir