SUELTA DE UN EJEMPLAR EN CÓRDOBA CON ASISTENCIA DE CASTILLA-LA MANCHA

Castilla-La Mancha y Andalucía, ejemplo de colaboración para conservar el lince ibérico

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, junto a su homónimo en Andalucía, han procedido a la suelta de Opilano, un ejemplar de lince ibérico en Villafranca de Córdoba El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, junto a su homónimo en Andalucía, han procedido a la suelta de Opilano, un ejemplar de lince ibérico en Villafranca de Córdoba

El Gobierno de Castilla-La Mancha seguirá trabajando por dar continuidad a la conservación y consolidación de la población de lince ibérico conseguida a través del programa Life+Iberlince, para lo que apostará por la apertura de los corredores naturales de las diferentes poblaciones existentes. Así lo ha manifestado el consejero de Agricultura y Medio Ambiente, Francisco Martínez Arroyo, quien, junto a su homónimo en Andalucía, José Fiscal, han colaborado este lunes en la suelta de un ejemplar de lince ibérico en la finca de Las Ventillas, en Villafranca de Córdoba (Córdoba), un ejemplo de que "juntos somos más fuertes y podemos preservar una especie tan emblemática como ésta", ha dicho.

Martínez Arroyo ha calificado esta actividad, en la que han participado los alumnos del colegio de la localidad, como "ejemplo de colaboración de dos comunidades hermanas y limítrofes en la lucha por la defensa del medio natural". Además, ha alabado el trabajo realizado dentro de este proyecto, en el que Castilla-La Mancha colabora junto a Andalucía y que ha permitido llegar hasta los 600 ejemplares en España de un animal que "estaba en situación crítica".

En Castilla-La Mancha, el programa ha posibilitado la suelta de 70 ejemplares desde sus inicios y ha revertido en las 49 crías nacidas en estado salvaje, "algo impensable y que se ha conseguido gracias al esfuerzo entre todos", ha remarcado el consejero. Al respecto, ha resaltado que se trabaja ya en las líneas del nuevo proyecto Life+Iberlince y ha subrayado que el futuro de la especie pasa por que haya conexión entre las diferentes poblaciones "a través de los corredores naturales" y Castilla-La Mancha quiere participar "de la mano de la Junta de Andalucía".

El Life+Iberlince, desarrollado entre 2011 y 2018, ha supuesto un hito en la conservación del lince ibérico en la Península ibérica, ha indicado Martínez Arroyo, al posibilitar el establecimiento de cuatro poblaciones nuevas con al menos cinco hembras reproductoras en cada una de ellas. Ahora, el nuevo programa, que está en fase de redacción y presupuestación, deberá consolidar éstas y conectar, en la medida de lo posible, todas las poblaciones entre sí, a través de "los corredores naturales" del lince.

Colaboración entre todos

De lo que se trata, ha explicado el titular de Agricultura de Castilla-La Mancha, es que se intercambien ejemplares de las diferentes poblaciones y alcanzar al menos 20 hembras territoriales por zona y consolidar la población. Para ello, se contará, además de con los socios actuales de España y Portugal, con la participación de las distintas administraciones de Fomento, para abordar las actuaciones en sus vías de comunicación.

En este sentido, ha indicado que existen una serie de conexiones prioritarias para la especie en Castilla-La Mancha que propicien el intercambio de ejemplares entre los Montes de Toledo y Sierra Morena y entre éstas y el resto de poblaciones del proyecto, principalmente en Extremadura y Andalucía. Así, estarían los corredores entre los Montes de Toledo y Sierra Morena, a través de la ZEC de Picón en Ciudad Real, y el Parque Nacional de Cabañeros; Montes de Toledo y Matachel (Extremadura), pasando por la comarca toledana de la Jara y Las Villuercas, ésta última en Extremadura, o la conexión natural entre Sierra Morena con Andújar a través del área de Guarrizas (Jaén).

Nacido en el Centro de Cría del lince ibérico 'El Acebuche', descendiente de la hembra 'Homer' y del macho 'Esparto', 'Opilano', bautizado así por el Colegio 'Teresa Comino' de Villafranca de Córdoba, ha sido reintroducido hoy en el medio natural. Opilano era un noble visigodo de la época tardorromana nacido en Villafranca de Córdoba, siendo el primer noble conocido y primer personaje de la historia de este pueblo. Destacó por sus reiterados servicios como guerrero a las órdenes del rey godo reinante, seguramente en primer lugar el rey Recesvinto, y posteriormente el rey Wamba, en la lucha contra la resistencia de los pueblos ibéricos del norte de España. 

Compartir