RECREACIÓN DE FRANCISCO CERRO

¿Y si Jesús hubiese nacido durante la pandemia? El cuento del arzobispo de Toledo

Francisco Cerro, arzobispo de Toledo Francisco Cerro, arzobispo de Toledo

El arzobispo de Toledo, Francisco Cerro Chaves, ha recreado en un cuento de Navidad cómo hubiera sido el nacimiento de Jesús en la actual situación de pandemia, con todos los participantes llevando mascarillas y cumpliendo las distancias de seguridad

El escrito semanal del arzobispo, remitido este jueves, se titula 'Un cuento por Navidad' y en él escribe que también a Belén había llegado la pandemia, estaba cerrada la posada, todos tenían miedo a contagiarse y cuando llegaron José y María vieron un cartel en la puerta que ponía 'Cerrado por emergencia sanitaria'.

En una cueva cercana nació el niño Jesús y "como en la cueva entra el aire por todas partes, aunque frío en la noche, no hay problema de contagios", continúa este cuento de Navidad del arzobispo de Toledo, que subraya que María y José llevan mascarillas "para no contagiar a nadie y menos al niño, que comienza a llorar, porque tiene hambre".

Los pastores de la comarca que se acercan, cantando y bailando, llevan mascarillas y guardan la distancia de seguridad respecto al recién nacido, solo se inclinan, le contemplan y "piensan que ya habría oportunidad para, en otros momentos, darle un fuerte achuchón".

En este relato, cuando María les pregunta a los pastores de dónde vienen responden que de todas partes, de los Montes de Toledo, de la zona de Guadalupe en Extremadura o de la comarca de Talavera de la Reina.

Los Reyes Magos también llegan después con sus camellos y un grupo de cortesanos, todos con mascarilla y con lavado de manos, porque llevan incienso, oro y mirra.

Incluso uno de los camellos cojea y los Reyes piensan que a lo mejor le ha afectado la covid-19, porque durante todo el camino estaba cansado, sin ganas de comer y le costaba respirar, pero cuando el animal descansa "parece otro".

El cuento concluye: "Y el portal de Belén se fue vistiendo de alegría, aunque el mundo estaba entristecido por los brotes del virus, que a tantos se había llevado por delante y que había hecho tantos estragos entre los mayores y los que por patologías diversas eran más vulnerables. María y José preguntaron cómo seguían todos y los Reyes Magos les dijeron que se cuidaran y que todo pasaría".

Compartir