17 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

RECOGIMIENTO Y DEVOCIÓN

FOTOGALERÍA | El Cristo de la Humildad y el Redentor, protagonistas del Miércoles Santo de Toledo

El Monasterio de San Juan de los Reyes y el convento de Santo Domingo el Real abrían en la noche del Miércoles Santo sus puertas para la salida del Cristo de la Humildad y el Cristo Redentor, que procesionaron por las calles de Toledo.

A las 21:00 horas salía el Cristo de la Humildad desde San Juan de los Reyes realizando su tradicional recorrido por Santo Tomé, calle Comercio, calle de la Plata hacia Plaza Juan de Mariana para regresar de nuevo por Santo Tomé a su sede canónica en el Monasterio.

La imagen del Cristo de la Humildad es una talla algo menor del tamaño natural realizada en 2007 por el escultor sevillano Darío Fernández, y representa el momento en el que Jesucristo acaba de llegar al Calvario y aparece sentado sobre una roca, exhausto y meditando.

A la salida y entrada del templo, los cargadores pasan de rodillas debido a la escasa altura del cancel interior, y al paso por el convento de San Antonio el Real, el Cristo, -que va acompañado durante todo el recorrido por la Agrupación Musical Nuestro Padre Redentor de Moral de Calatrava (Ciudad Real)-, paraba ante las monjas.

Cristo Redentor

Mientras el Cristo de la Humildad recorría el Casco Histórico de Toledo, a las 23:30 horas el Cristo Redentor salía del convento de Santo Domingo el Real para procesionar por la zona de Tendillas para dirigirse a San Clemente, San Pedro Mártir, El Salvador y Plaza del Padre Juan de Mariana.

Después, bajaba por Nuncio Viejo con destino Zocodover y desde allí iba hasta el cubillo de San Vicente, por donde accedera los cobertizos de Santa Clara y Santo Domingo, hasta llegar a la Plaza de Santo Domingo el Real donde finalizaba la procesión con el canto del Miserere.

El Redentor representa la imagen de Cristo con la cruz a cuestas en una de las tres caídas camino del Calvario y la procesión se desarrolla como un Vía Crucis con catorce estaciones. 

COMPARTIR: