POR CULPA DE UNA ANTIGUA DOLENCIA

Dado de alta al arzobispo de Toledo tras pasar por el quirófano

Imagen de archivo de Braulio Rodríguez
Imagen de archivo de Braulio Rodríguez

El arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez, ha recibido este viernes el alta hospitalaria, tras haber sido sometido a una laparoscopia, a causa de una lesión estomacal provocada por una antigua intervención quirúrgica realizada en su juventud. 

Así lo ha dado a conocer esta mañana en rueda de prensa el vicario general de la Archidiócesis de Toledo, César García, quien, al ser preguntado por la salud del arzobispo en una rueda de prensa, ha comentado: "está muy bien, de hecho ya está viniendo hacia Toledo".

Monseñor Rodríguez, de 75 años, ha sido sometido este mismo jueves a la citada intervención laparoscópica y, en su corta estancia de internamiento, han sido numerosas las muestras de interés "recibidas por todos los medios: correos, llamadas, whatsapp", ha señalado el vicario general, quien ha agradecido "la solicitud, cariño y cercanía demostrada por todas las autoridades, no solo eclesiásticas, sino también autonómicas, provinciales y locales".

Por otro lado, el vicario general ha informado de que el próximo día 31, se celebrará en Toledo la Jornada Fin de Curso #DandoGracias, actividad que se enmarca en el Programa Anual del Plan Pastoral Diocesano para este curso.

Según ha detallado García, la jornada incluye una procesión desde el Santuario de los Sagrados Corazones a la Catedral, que estará presidida por las imágenes del Sagrado Corazón de Jesús y del Corazón de María, a las cinco de la tarde.

A las 18:30 horas, tendrá lugar una misa por la renovación de la Consagración al Corazón de Jesús, en celebración eucarística de la Fiesta de la Visitación, para cuya ocasión se va a estrenar la obra "Visitación de Nuestra Señora", un encargo realizado hace un año por el arzobispo de Toledo y de la que son autores el musicólogo y director de la Orquesta y Coro Diocesanos, Javier Moreno, y el organista de la Capilla Diocesana, Alberto Luna.

La jornada se cerrará con un festival en la Plaza del Ayuntamiento, a las 20:30 horas, al que se ha convocado a laicos, jóvenes y párrocos de toda la Diócesis, para culminar una jornada que, según ha manifestado el vicario responsable del Área de Pastoral, Emilio Palomo, "es motivo de alegría, de convivencia y de dar gracias por todo lo que supone la vida diocesana".

Por su parte, el director de la Capilla Diocesana ha destacado el carácter enormemente participativo de la orquesta y coro que actuarán en la misa del próximo domingo en la Catedral Primada, en la que se podrán oír 230 voces, de quince parroquias diferentes, y en total tomarán parte en la obra más de 300 personas, entre instrumentistas y coros.

Compromiso con la Catedral

Por otra parte, García ha señalado este viernes que la restauración de la Torre de la Catedral "es un proyecto muy ambicioso" y un "compromiso del Cabildo Catedralicio" para el mantenimiento de un templo que ha calificado de "joya arquitectónica", además de tener una "gran relevancia teológica".

Así lo ha manifestado durante la rueda de prensa de presentación de la Jornada Fin de Curso del Arzobispado de Toledo, al ser preguntado por las obras de restauración de la torre de la Catedral, para las que el Cabildo Catedralicio cuenta ya con licencia, tras su aprobación por parte de la Junta de Gobierno Local el pasado miércoles.

El vicario ha expresado su deseo de que, una vez finalizada la fiesta del Corpus Christi, se puedan acometer las obras "en el menor tiempo posible", y ha destacado que se trata de "un proyecto muy ambicioso", que supone "un esfuerzo no sólo económico, sino también en cuanto a infraestructuras por la complejidad de la torre, su ubicación y la configuración urbanística del casco histórico", desde el punto de vista de la dificultad de acceso de los materiales.

Con todo, García ha subrayado que estas obras son "un compromiso del Cabildo" para el mantenimiento de un templo, "que es una joya arquitectónica", ha dicho, y que tiene además "una gran relevancia teológica", dado que "es la Iglesia del arzobispo, es la iglesia cabeza y madre de todas las iglesias de la Diócesis", ha subrayado.

La emblemática torre de la Catedral de Toledo, que se construyó entre los siglos XIV y XV, nunca ha sido restaurada, a excepción de la aguja superior, donde se intervino en la década de los años ochenta del siglo pasado y que ahora se excluye de esta restauración, cuyo coste se estima en unos 800.000 euros, ha dicho el vicario. 

COMPARTIR: