23 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

ANIVERSARIO DEL CINEASTA CIUDADREALEÑO

Los tres pilares en los que se apoya Pedro Almodóvar en su 70 cumpleaños

Almodóvar y Fernando Iglesias. Foto: Getty Images
Almodóvar y Fernando Iglesias. Foto: Getty Images

Pedro Almodóvar cumple 70 años y el diario El Pais ha elaborado un interesante reportaje sobre su círculo más íntimo. Lejos de los años de las fiestas perpetuas de la 'movida' el cineasta ciudadrealeño vive ahora una especie de aislamiento que solo se ve roto por estrenos o apariciones en festivales.

El círculo que lo rodeó durante años ha ido reduciéndose con el tiempo. Por elección y también a su pesar. Peleas y reconciliaciones han sido su dinámica emocional. Hoy, más zen y bastante machacado por lesiones, dolores crónicos o migrañas, convive, sobre todo, con sus fantasmas y acompañado discretamente de algunos incondicionales.

Su círculo íntimo lo componen, de manera perpetua, tres personas. Esa es la verdadera realidad del rey del glamour en España: poco ruido y mucho orden. Para empezar, su pareja, Fernando Iglesias Mas. Empezaron su relación en 2002. Cuando Almodóvar acude con su troupe a cualquier evento, él destaca por sus casi dos metros de altura. Una medida que le llevó a practicar el baloncesto y, de paso, a aficionar al cineasta a este deporte. Se trata de una pasión que comparten juntos, como el tenis.

Iglesias Mas es polifacético: fotógrafo, actor y modelo. Su último éxito de taquilla fue Tres bodas de más, en 2013 y debe cierta popularidad a sus apariciones en la serie Águila roja. Ha sido un habitual en los cameos de películas del director manchego desde Hable con ella y ha publicado como fotógrafo en revistas como el Vogue francés. Ayuda en labores de asistente al cineasta pero viven separados en Madrid: mientras Almodóvar tiene su domicilio en la calle Pintor Rosales, Iglesias Mas continúa en su casa del barrio de Malasaña.

Otro de sus refugios buscados es El Deseo, su productora. Su hermano Agustín y Esther García, responsable del diseño de producción de todas sus películas, son dos pilares de confianza. A medida que, tras Volver, su propio cine sufría altibajos y división de opiniones, por el contrario, su sello como productor ha ido afianzándose con apuestas de riesgo y algunas joyas, generalmente llegadas de Argentina, como Relatos salvajes, de Damián SzifronEl clan, de Pablo Trapero. Aparte ha apostado por documentales como El silencio de los otros o dos de las más aclamadas películas de Isabel Coixet, caso de Mi vida sin mí o La vida secreta de las palabras y la reciente Todos lo saben, del iraní Asghar Farhadi.

Esther García trabaja con Almodóvar desde 1986, pero ha logrado un total de seis Goyas con él y otros directores en filmes como Acción mutante, el primer largometraje de Álex de la Iglesia, Relatos salvajes o La vida secreta de las palabras. En 2018 consiguió el Premio Nacional de Cinematografía, prueba del prestigio con que goza dentro de la profesión.

Agustín Almodóvar iba para profesor de química, pero lo cambió por las emulsiones del celuloide que despedían las películas de su hermano. En 1985 fundaron juntos El Deseo y desde entonces es su absoluto escudero y hombre de plena confianza. Gracias a él, el cineasta ha podido desarrollar su carrera ya que se ha ocupado de las tareas de producción y organización.

Puede acceder al reportaje completo PINCHANDO AQUÍ

COMPARTIR: