20 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

ENCARNITA HONRUBIA, EXPRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN DE PEÑAS

Una mujer será investida por primera vez como Tamborilera del Año en Hellín este miércoles

Una mujer será investida por primera vez como Tamborilera del Año en Hellín (Albacete) este miércoles, día 17, a partir de las 17.00 horas, coincidiendo con la celebración de la tamborada de Miércoles Santo. La expresidenta de la Asociación de Peñas de Tamborileros de la Semana Santa de la localidad, Encarnita Honrubia, se convertirá así en la primera fémina que, en 31 años, reciba esta distinción.

Según ha explicado a Europa Press el portavoz de la Junta Gestora de la Asociación, Joaquín Fernández, aunque Honrubia terminó su mandato hace cinco años, se ha querido destacar su colaboración habitual con el colectivo así como el hecho de que en 2010 iniciase el expediente para conseguir que las tamboradas fueran declaradas Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, algo que se ha logrado recientemente.

De las tres candidaturas presentadas a Tamborilero del Año, la mayoría de los votos fueron para la propuesta de Honrubia, ha explicado Fernández, que ha señalado que este año la Asociación no ha nombrado Tamborilero de Honor para dar "más protagonismo" a la otra distinción. El Tamborilero del Año de Hellín, cuya Semana Santa está declarada de Interés Turístico Internacional, recibe una túnica y un tambor, así como un recuerdo realizado por Collaut Valera -la reproducción de una columna, un tambor y una cruceta-.

Sobre la tamborada de Miércoles Santo en Hellín ha resaltado que es "casi familiar", ya que padres e hijos salen juntos a las calles, y ha avanzado que, "si el tiempo acompaña", podría llegar a congregar a "entre 15.000 y 20.000 tamborileros". Una cifra que, en función del horario de finalización de la procesión, se podría volver a repetir en la noche del Jueves al Viernes Santo, si tampoco la situación meteorológica lo impide.

Respecto a la participación en las tamboradas, el portavoz de la Junta Gestora de la Asociación es consciente de que "hay momentos" en las noches de Jueves Santo y Sábado Santo en los que parece que la afluencia de tamborileros disminuye, pero ha admitido que también las peñas tienen que hacer su descanso y que lo importante, en cualquier caso, es que "se cumpla con el rito de la tamborada".

Nuevos horarios

Respecto a cómo afectarán los nuevos horarios marcados por la Asociación de Cofradías y Hermandades para los desfiles procesionales y que afectan directamente a los tamborileros -en aquellas procesiones precedidas por tambores-, Joaquín Fernández ha apuntado que la Asociación de Peñas de Tamborileros "apoya" esa nueva organización horaria porque entienden que, aunque los tamborileros "son numerosísimos", con "buena intención y buena colaboración se puede permitir en un horario razonable el desfile de procesiones".

En su opinión, "no se pueden perder procesiones porque el agobio o el público que hay en la calle no permita el desarrollo del desfile", motivo por el cual ha hecho un llamamiento a "la colaboración de todo el mundo". "El único requisito que se pide es que los tamborileros discurramos por las calles y evitemos aglomeraciones que impiden que la otra parte de la Semana Santa se desarrolle de manera ordenada y cumpliendo sus horarios".

Fernández también ha aplaudido la gran participación que registró la tamborada de Viernes de Dolores especialmente por el centro de la población, pero ha hecho mucho hincapié en "que no se pierda esa tradición de visitar la ermita" del Calvario y el cristo, y ha animado, en ocasiones sucesivas, a "hacer un pequeño esfuerzo y andar unos pocos metros".

Finalmente, siendo esta la primera Semana Santa en la que las tamboradas lucen el título de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, ha resaltado el "valor de verdad" que tiene ese nombramiento que "muchísimos pueblos de España y del mundo querrían tener", convencido de que reconocimientos como ese "redundan en dar a conocer nuestra tradición" y en que haya más personas interesadas en esta "tradición peculiar" que suponen los tambores para la Semana Santa de Hellín y que el turismo llegue en mayor medida a la ciudad.

Tamboradas

Durante la tamborada de Miércoles Santo niños y mayores sacan a la calle por primera vez sus túnicas negras y sus tambores -ya templados durante la de Viernes de Dolores- para recorrer las calles del Casco Antiguo de la localidad, donde a media tarde la imagen de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli y, media hora más tarde, el grupo escultórico de Los Azotes, se trasladan desde la parroquia de San Roque hasta la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, arropadas a su paso por la calle El Rabal por una multitud de tamborileros.

El Jueves Santo, la tamborada transcurre desde la medianoche a la recogida de la Procesión del Calvario de Viernes Santo, con la subida al amanecer por el Camino de las Columnas hasta la ermita del Calvario, donde se concentrarán todas las hermandades participantes en la procesión de esa jornada.

La última de las tamboradas de Hellín tendrá lugar desde la medianoche del Sábado Santo a la recogida de la Procesión del Encuentro del Domingo de Resurrección, siendo uno de los momentos más emotivos de la misma 'El Encuentro', cuando los tambores, en la explanada del Recinto Ferial, enmudecen durante unos minutos al encontrarse Nuestra Señora de los Dolores y el Cristo Resucitado.

COMPARTIR: