LO HA RECONOCIDO ELLA MISMA EN UN VÍDEO

Sorpresa: La feminista que acusaba a los gallos de violar a las gallinas es prostituta

Fanny, líder de Almas Veganas Fanny, líder de Almas Veganas

Sorpresa, sorpresa. Uno de los personajes de actualidad por su postura radical como feminista y como vegana ha reconocido que es prostituta después de que se aireara en algún medio y en las redes sociales. Se trata de Fanny, la polémica líder del colectivo animalista ‘Almas veganas’ que acusaba a los gallos de violar a las gallinas. Resulta que es "escort" de lujo, lo cual parece contradecirse con su condición de "trabajadora del sexo", como ella misma se define.

Cobra a razón de 3.000 euros el fin de semana bajo el nombre de Úrsula y se promociona en internet como "muy sensual e intensa". "Si quieres transportarte a un mundo diferente, lleno de placeres, yo soy la mujer ideal para conducirte hasta él", afirma. "Estoy disponible en: Girona-Costa Brava. Podemos encontrarnos en tu hotel o en un apartamento por horas. Atiendo a caballeros, señoras y parejas. Si lo deseas, también puedo acompañarte en veladas y viajes". Así se anuncia.

Después de que la polémica haya saltado a las redes sociales, Fanny ha lanzado un comunicado en forma de vídeo. En el mismo explica que "están rulando anuncios de mi trabajo personal" y admite así que es "trabajadora sexual".

En todo caso, sostiene que no le sorprende que se haya desvelado su doble vida. "Esperaba que sucediera en algún momento porque estamos sufriendo desde hace un año y pico un escarnio brutal hacia mi persona y hacia el colectivo animalista en el que milito", dice.

Fanny apunta que nunca ha ocultado su profesión de "escort" y que todo su entorno lo sabe. y ya de paso aprovecha "para visibilizar la problemática que se cierne sobre el trabajo sexual. No está reconocido, estigmatiza mucho, se criminaliza a todas las personas que trabajan así"..

No le gusta el feminismo de Irene Montero o Carmen Calvo que quiere acabar con las prostitutas. "Podemos ser feministas y trabajadoras sexuales. Vamos a ver… A mí no me representa este feminismo hegemónico abolicionista; discrimina a muchísimas compañeras, no es inclusivo".

Compartir