20 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

CONGRESO EN EL CENTRO ASOCIADO DE LA UNED

El exilio republicano resuena en Talavera de la mano de Manuel Aznar, Eusebio Cedena, Jesús Fuentes y Fernández-Sanguino

Eusebio Cedena, Jesús Fuentes, Manuel Aznar y Julio Fernández-Sanguino, de izquierda a derecha
Eusebio Cedena, Jesús Fuentes, Manuel Aznar y Julio Fernández-Sanguino, de izquierda a derecha

La primera sesión del Congreso Plural sobre el exilio republicano que acoge el Centro Asociado de la UNED en Talavera de la Reina, y que ha organizado la Asociación Manuel Azaña que preside Isabelo Herreros, estuvo ocupada por el recuerdo de los intelectuales que abandonaron España en 1939.

El ponente Manuel Aznar, catedrático de Literatura de la Universidad de Barcelona y uno de los mayores expertos del país en el exilio republicano español, centró su intervención en el relato pormenorizado de lo que supuso el año 1939 para los exiliados que cruzaron a centenares de miles la frontera francesa. Casi todos ellos acabaron en los campos de concentración habilitados por la República Francesa, pasando penalidades sin cuento. Aznar se refirió a la salida que encontraron los intelectuales que gracias al apoyo extranjero pudieron embarcar rumbo a Méjico o Chile, donde pudieron dejar huella de su alta preparación profesional.

El periodista Eusebio Cedena, director de EL DIGITAL, indicó en su intervención que “los españoles de hoy somos herederos de la España esperanzada de 1931”. Una España que recordó desde la concordia y no desde el enfrentamiento. Cedena hizo un repaso a autores y autoras que elaboraron en el exilio casi toda su obra, centrándose especialmente en el género del diario personal. Autores como Manuel Azaña, Juan Ramón Jiménez, Zenobia Camprubí o Max Aub fueron sus referencias.

A continuación tomó la palabra el ponente Jesús Fuentes, que hizo una pormenorizada historia de la importancia del ingeniero Manuel Díaz Marta en la Transición española y en su oposición histórica al Trasvase Tajo-Segura, al que combatió desde su puesto de diputado y senador socialista. Le calificó de hombre adelantado a su tiempo por sus ideas en torno a la gestión del agua.

Cerró el ciclo Julio Fernández-Sanguino, quien utilizó el Quijote como referencia para comparar la vida novelesca del personaje cervantino con los pesares del exilio republicano. Hizo especial mención a los exiliados del interior, los que no abandonaron España al final de la guerra. En este sentido se refirió a personas talaveranas como Rafael Morales o Eladio Martínez Montoya.

El Congreso Plural sobre el exilio celebra este martes su segunda sesión en el Salón de Actos del Centro Asociado con conferencias centradas en figuras toledanas y talaveranas que marcharon al exilio. Intervienen el periodista Enrique Sánchez Lubián, el médico Juan Atenza y el presidente de la Asociación Manuel Azaña, Isabelo Herreros.

COMPARTIR: