18 de noviembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

LA PATOLOGÍA SE HA INCREMENTADO UN 30 % EN LA ÚLTIMA DÉCADA

Consejos para prevenir y detectar la insuficiencia cardíaca, que causa la muerte de 45 personas al día en España

La doctora Carolina Robles, cardióloga y experta en insuficiencia cardíaca
La doctora Carolina Robles, cardióloga y experta en insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca (IC) es una enfermedad que afecta a la capacidad del corazón para bombear la sangre al resto del cuerpo. Como consecuencia, los tejidos y órganos de todo el cuerpo reciben menos oxígeno y se presentan síntomas como fatiga, debilidad y cansancio. La doctora Carolina Robles, cardióloga y experta en IC que forma parte del equipo médico de Doctorpadialcardiologia.com en Toledo, subraya que “a medida que el bombeo del corazón se vuelve menos eficaz, la sangre puede acumularse en otras zonas del cuerpo y aparece líquido en los pulmones, el hígado, el tracto gastrointestinal y las piernas, que se vuelven hinchadas”.

Existen dos tipos de insuficiencia cardiaca: con fracción de eyección deprimida (cuando la función cardiaca está por debajo del 50 %) y con fracción de eyección conservada (cuando la función cardiaca está por encima del 50 %).

Esta enfermedad afecta al 2,7 por ciento de la población española mayor de 45 años, al 8,8 por ciento de los mayores de 74 años y a un 15 por ciento de mayores de 85 años. Además, es la primera causa de hospitalización por encima de los 65 años. 

Los síntomas más habituales de la insuficiencia cardíaca son tos, fatiga y debilidad, desmayos, pérdida de apetito, pulso irregular o rápido (o una sensación de percibir los latidos cardíacos -palpitaciones-), dificultad para respirar cuando está activo o después de acostarse e hígado o abdomen inflamado.

Si un paciente tiene estos síntomas, “lo primero que se deberá hacer es una buena exploración física para detectar signos típicos de la enfermedad. También es obligada la realización de un electrocardiograma para valorar el ritmo del corazón y descartar la existencia de arritmias (alteraciones del ritmo cardíaco), y una ecografía del corazón, donde se puede valorar el tamaño del órgano, su función y las válvulas cardiacas”, explica la cardióloga de Medicina y Prevención Cardiovascular.

Entre las causas más habituales están las enfermedades del músculo del corazón, que hacen que, progresivamente, pierda la función cardíaca normal. “Es el caso de la miocardiopatía dilatada, el corazón se dilatada haciéndose cada vez más grande y disfuncionante. Otras de las causas es que las paredes del corazón están más rígidas, este hecho impide contraerse con normalidad y la hipertensión o la diabetes de larga evolución”, destaca la doctora Robles.

La insuficiencia cardíaca se puede controlar mediante la prevención cardiovascular. La doctora Robles insiste en que “es fundamental el control de la tensión arterial, el colesterol y la diabetes. También es muy importante la eliminación del tabaco para reducir el riesgo de infarto de miocardio, así como realizar una actividad física regular, evitando siempre el sedentarismo”.

COMPARTIR: