A LAS 11.00 HORAS

La misa por el obispo de Ciudad Real, que sería masiva sin Covid, se celebrará este sábado en la Catedral

Monseñor Antonio Algora ha fallecido este jueves en Ciudad Real Monseñor Antonio Algora ha fallecido este jueves en Ciudad Real

La misa exequial por el obispo emérito de Ciudad Real, Antonio Algora, será a las 11.00 horas del próximo sábado 17 de octubre de 2020 en la Catedral de Ciudad Real.

La misa sería masiva, pero debido a la situación sanitaria provocada por la pandemia causada por la COVID-19 y las restricciones que conlleva, el aforo de la Catedral está limitado siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Por esta razón, solo se podrá asistir con acreditación, según ha informado la Diócesis de Ciudad Real en un comunicado. Toda la celebración se retransmitirá a través del canal de Youtube y la página de Facebook de la Diócesis.

Muestras de condolencia

Las redes sociales se han llenado de mensajes y muestras de pesar por la muerte del obispo emérito de Ciudad Real, Antonio Algora, este jueves en Madrid como consecuencia del coronavirus.

Uno de los primeros mensajes lo ha dejado en su cuenta de Twitter consultada por Efe el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que ha señalado que se une a la oración "por el obispo emérito de la diócesis de Ciudad Real que hoy nos ha dejado" y para el que ha pedido que descanse en paz.

El Ayuntamiento de Ciudad Real también ha querido trasladar, a través de las redes sociales, sus condolencias a la Diócesis de Ciudad Real por el fallecimiento de Antonio Ángel Algora.

Otro de los mensajes de pesar lo ha trasladado el presidente de la Diputación Provincial de Ciudad Real, José Manuel Caballero, quien ha querido dar su "más sincero y afectuoso pésame" a todos los miembros de la iglesia en Ciudad Real y su allegados. Caballero ha señalado que con Antonio Algora pudo compartir "su compromiso con la provincia de Ciudad Real".

Desde la diócesis de Teruel y Albarracín, donde Algora también fue obispo durante 18 años, su actual obispo, Antonio Gómez Cantero, ha lamentado su pérdida.

Gómez Cantero ha recordado que tan solo hace unas semanas, los primeros días de septiembre, Algora estuvo disfrutando con su familia en Albarracín, de donde es 'Hijo Adoptivo'.

Y ha señalado que como obispo "buscó seguir el camino del Buen Pastor, y así le sentimos y recordamos en nuestra diócesis".

Las muestras de pésame por la muerte del obispo emérito de Ciudad Real también han llegado de partidos políticos como el PP o Ciudadanos.

El presidente del PP de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, ha lamentado su muerte, y el diputado regional del PP, Miguel Ángel Rodríguez, ha destacado de Algora "su capacidad de dialogar y de escuchar".

A su vez, la coordinadora provincial de Ciudadanos, Eva María Masías, ha señalado que este 15 de octubre, festividad de Santa Teresa de Jesús, "era un día triste" para Ciudad Real.

Numerosas hermandades y cofradías de la provincia de Ciudad Real también han lamentado en las redes sociales de la pérdida de la pérdida del obispo Algora.

La Comisión Permanente de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), en nombre de todos y todas sus militantes ha querido expresar su "profundo dolor y sentimiento ante el fallecimiento, víctima de la COVID-19, del que fuera durante largos años obispo responsable del Departamento de Pastoral Obrera de la Conferencia Episcopal Española".

Y ha añadido: "Queremos hacer llegar este sentimiento de condolencia a sus familiares, a su hermana Visi, a sus sobrinos y demás familia, y sentirnos unidos a las comunidades cristianas de Teruel y Ciudad Real que pastoreó".

"Nos unimos de manera especial a nuestro movimiento hermano Hermandades del Trabajo, de quien era actualmente su obispo asesor" ha señalado esta hermandad, que ha destacado que "Don Antonio ha sido siempre para la HOAC un padre y pastor, cercano, compañero, amigo, que ha caminado codo con codo con los militantes obreros cristianos, haciendo suya la misión de evangelizar el mundo obrero".

Asimismo, ha señalado que "su cariño, cuidado, y cercanía, que echaremos de menos, serán difícilmente igualables. Para nosotros ha sido siempre un testimonio vivo de la presencia amorosa de Dios en la vida del mundo obrero". 

Compartir