ADQUIRIDO EN FRANCIA Y PARALIZADO POR FALTA DE RECURSOS

Una parroquia de Castilla-La Mancha busca dinero para el montaje de un órgano del siglo XIX

Iglesia de Santa María La Mayor de Daimiel (Ciudad Real). Imagen de archivo Iglesia de Santa María La Mayor de Daimiel (Ciudad Real). Imagen de archivo

La Parroquia de Santa María la Mayor de Daimiel (Ciudad Real) que adquirió en Chabournay (Francia) un antiguo órgano del año 1865 gracias a la colaboración de algunos particulares y de empresas, ha pedido más colaboración a la sociedad para poder acabar el montaje de este histórico instrumento.

El sacerdote de la parroquia, Luis Eduardo Molina, ha explicado que las obras de intervención del montaje del órgano del siglo XIX se han tenido que paralizar ante la falta de financiación para cubrir los gastos que esto supone, por lo que ha hecho un llamamiento a instituciones, empresas y particulares que puedan colaborar en este fin a formar parte de este proyecto.

El órgano romántico Stoltz Freres fue adquirido el pasado mes de noviembre, tras las conversaciones mantenidas con el matrimonio Magré-Grimaldi, de la pequeña localidad Chabournay, cerca de Poitiers (Francia).

Tras el desmontaje llevado a cabo durante una semana y su posterior traslado hasta Daimiel, el equipo formado por el organero sevillano Abraham Martínez montó la estructura de la fachada, así como los secretos y teclados.

Quedan los trabajos más costosos y delicados

Sin embargo, ahora quedan los trabajos más delicados y costosos que tienen que ver con los 1.200 tubos que lo componen, algunos de los cuales deben ser restaurados, e igualmente se debe ajustar la mecánica y se tendrá que llevar a cabo la afinación y armonización final del órgano.

La falta de financiación ha postergado estos trabajos hasta que, a través de la colaboración ciudadana, se consiga el dinero suficiente para poder acometer cada una de estas fases, ha precisado el sacerdote, quien ha recordado que el desarrollo de este proyecto, iniciado años atrás, ha coincidido con estas duras circunstancias sanitarias y económicas, lo que ha dificultado su montaje.

Del mismo estilo que el Retablo Mayor de la parroquia, su instalación final se ha asentado sobre el Coro Alto de la iglesia.

La idea es que este órgano, que está llamado por su valía a convertirse en "un referente regional", pueda sonar durante las celebraciones religiosas, atrayendo así a feligreses a la iglesia "a través de la belleza de la música", ha concluido el párroco Molina.

Compartir