CON NUMEROSAS COLABORACIONES

El maravilloso álbum sideral del toledano Gus Sánchez, el primero en solitario

Gus Sánchez Gus Sánchez

Entre el rock fronterizo y una emotividad emparentada con Quique González y Enrique Urquijo se mueve el debut en formato largo del toledano Gus Sánchez.

Su primer álbum tiene el empaque de los trabajos cocidos a fuego lento, tras años de ir madurando las ideas y afianzando un círculo de colaboradores de lo más fiable, de ir refinando una sensibilidad muy bien macerada.

En su caso, sus alianzas tienen nombres y apellidos notorios, como la producción de Borja Montenegro -quien ha trabajado para José Luis Perales o Manolo Tena-, que además se encarga de las guitarras, la trompeta de Patxi Urchegui y las voces de Jorge Marazu y Rebeca Jiménez. Todas ellas redondean, junto a la voz cálidamente melancólica de Sánchez, un trabajo repleto de reconfortantes medios tiempos y alguna punzante balada.

Gus Sánchez se curtió durante años en Condena2 -la banda que acompañó a Rosana en sus exitosas giras de principios de los 2000- y durante los últimos 20 años ha puesto su firma al servicio de artistas como Sergio Dalma, Clara Montes o la propia Rosana, en una carrera de fondo que por fin tiene concreción en un álbum completo.

Todo es mentira (2020) es un disco que a buen seguro satisfará cualquier seguidor de Depedro, Quique González, Álvaro Urquijo o Manolo Tena. Lo decimos ya, sin necesidad de recurrir a ningún algoritmo.
 

Compartir
Update CMP