25 de noviembre de 2017
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Diez Negritas

Diez Negritas

CLARA MESONES

Tolón en el siglo XXI, Riolobos tritura a Monedero en 4 palabras, el consejero de los 10.000 y manoseando a Talavera

29137_CospedalBlancoInt250.jpg
María Dolores de Cospedal

El martes viene intenso con el Rey Felipe en Toledo para visitar la exposición del cardenal Cisneros. Estuve el otro día en la Catedral viendo la muestra y es un puro espectáculo, a cada paso una joya y una historia. Hay que mirarla con detenimiento y deleite. El Rey se va a maravillar. La alcaldesa toledana, Milagros Tolón, está feliz con su ciudad, y se le nota el momento de esplendor que está viviendo. Toledo es una hermosísima capital a la verita del Tajo y a mí me parece que está de muy buen año, convertida en una potencia turística de primer orden para Castilla-La Mancha. Tolón, los toledanos y todos los que vengan por delante tendrán que cuidar mucho el futuro y saber aprovechar este enorme filón que es el turismo, pero hacerlo bien y de forma ordenada. Lleva razón Jesús Carrobles, director de la Academia de Toledo, cuando avisa de la necesidad de diseñar un plan estratégico de futuro que ponga a Toledo a tope en el mapa del siglo XXI. Sé que Milagros Tolón está muy concienciada y trabaja seriamente en ello: es una mujer de futuro. Total.

En fin, los partidos políticos no han podido utilizar la impresionante manifestación del sábado en Talavera pero sí están manoseando el día después. Se venía venir. Ya se han enzarzado las direcciones regionales de los socialistas y los populares a costa de la movida talaverana y han empezado a recordarse mutuamente las ausencias, con torpezas evidentes. El PP reprocha que no estuviera en la protesta el presidente de la Junta, Emiliano García-Page, lo cual hubiera sido el malabarismo imposible de cabrearse uno consigo mismo y salir a la calle a decirlo, y a la vez el PSOE, estirando la cuerda un disparate, dice que tampoco estuvieron Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal, lo cual es hablar por hablar y no tener nada que decir. La manifestación del 11 de noviembre, además de histórica, fue impecable por su limpieza y ausencia total de siglas políticas, pero ha sido llegar el lunes y meterse en broncas los dos grandes partidos sin comerlo ni beberlo. Qué gente más pesada.

Para pesado el genio este de Juan Carlos Monedero, intelectualoide de pacotilla que quiso ayer dar lecciones podemitas en el Senado y se puso chulete y altanero con la senadora talaverana Carmen Riolobos, que le había llamado llamó mentiroso y luego le ha puesto a escurrir en las redes sociales. Monedero, acostumbrado al pensamiento único y el monólogo, observa poca tolerancia a las críticas y se disparó al oír a Riolobos afearle las mentiras, pero la senadora ha vuelto a la carga y esta mañana en el Twitter, por ejemplo, ha dicho que el alter ego de Pablo Iglesias, o sea Monedero, es "grosero, maleducado, mentiroso y tóxico", un rosario de bendiciones que ahí quedan por escrito a mayor gloria de quien sea. A Riolobos me parece a mí que esta clase de lobitos no le van a callar la boca. Cuatro palabras y ya.

Y voy terminando, en fin, citando al consejero de moda en el Gobierno de Page, nada más y nada menos que Juan Alfonso Ruiz Molina, el hombre de los 10.000 empleos públicos. O más. Ruiz Molina quiere inflar aún más la Administración autonómica de funcionarios como si esas fueran las soluciones de futuro para los problemas de Castilla-La Mancha. Mamá Junta sale a nuestro encuentro protector. Qué visión más rara de la vida y de las cosas.

COMPARTIR: