18 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Diez Negritas

Diez Negritas

CLARA MESONES

Page en el Top 5, Pedro Sánchez y Castilla-La Mancha y el alcalde de la región con menos pelos en la lengua

4693_VicenteTiradoManos2017CM250.jpg
Vicente Tirado

Es verdad que hay líos en las provincias dentro del PSOE de Castilla-La Mancha. La victoria de Pedro Sánchez por goleada ha dado aún más aire a la combativa militancia socialista y ahora hay muchos que quieren rearmarse con vista a los congresos que se avecinan, especialmente el regional en el que Emiliano García-Page querrá revalidar su liderazgo y su fuerza y en el que parece que puede tener algún problema. Sin embargo, que levante el dedo el que quiera de verdad ser alternativa. El sanchismo ha ganado también entre los socialistas castellano-manchego, pero construir a bote pronto un liderazgo a la contra de Page me parece ciertamente complicado. No lo sé.

De hecho, este martes los cinco líderes provinciales del partido, el Top 5 socialista de la región, han cerrado filas para declarar su lealtad a Page y seguir mostrándole su apoyo, como hasta ahora. Mientras sea el presidente de Castilla-La Mancha va a ser difícil trabajar otro modelo. Así que, sin distinguir entre sanchistas y susanistas, el albaceteño Manuel González Ramos, el manchego Josele Caballero, el toledano Álvaro Gutiérrez, el alcarreño Pablo Bellido y el conquense José Luis Martínez Guijarro han dado el "sí, quiero" a Page... y de paso también a Sánchez, claro, que se va a convertir de inmediato en el nuevo secretario general del partido y eso impone mucho. De estos cinco barones provinciales, sólo González Ramos estaba por la vía de Sánchez, pero también se ha sumado a la ola general de apoyar a Page, que es lo que ahora toca. En los próximos días o semanas habrá que ir viendo qué piensa el propio Sánchez de lo que debe pasar en el PSOE de Castilla-La Mancha, que esa es otra.

En fin, que en Talavera siguen pintando bastos y el alcalde, Jaime Ramos, realza su figura como verso suelto del PP y se lanza a la piscina, que en este caso tiene sí tiene agua y baja turbulenta e indignada, como el cauce del Tajo. Dos puntos fuertes tocó ayer mismo Ramos que le sitúan de nuevo en el primer plano de la actualidad en la región: el trasvase y el declive local. En el primer caso, el alcalde de Talavera entró al trapo y calificó de "chulería" unas declaraciones en defensa del trasvase que el día anterior realizó en Almería nada más y nada menos que el portavoz parlamentario del PP en el Congreso, Rafael Hernando, que además es alcarreño por mucho que sea diputado almeriense. Sin pelos en la lengua, Ramos puso a Hernando en su sitio y volvió a reivindicar su posición talaverana en defensa del Tajo y contra esa corriente de agua putrefacta que ahora atraviesa la ciudad. Y en el segundo caso, es decir, el derrumbe económico de Talavera, el alcalde anunció un otoño caliente y reivindicativo que ya veremos dónde nos lleva.

O sea, que las aguas bajan turbias por todas partes y con mucha miga. Muchos le critican, pero Ramos está en su sitio y es valiente. No se corta y da mucho de qué hablar en el PP castellano-manchego. Yo sé que al alcalde de Talavera le comprenden, pero me gustaría oírselo decir a Vicente Tirado, por ejemplo. O sea.

COMPARTIR: