19 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Diez Negritas

Diez Negritas

CLARA MESONES

Ángel Nicolás regaña a Page, los cuernos de García Molina, el espectáculo de Bono y Marta Maroto está de moda

Marta Maroto, este fin de semana con María Dolores de Cospedal en el cónclave de NNGG Castilla-La Mancha
Marta Maroto, este fin de semana con María Dolores de Cospedal en el cónclave de NNGG Castilla-La Mancha

Confieso que son muy a fan a ratos de Ángel Nicolás, el presidente de los empresarios de Castilla-La Mancha. Se calla muchas cosas pero de vez en cuando habla claro y a mí eso me gusta. Lo último de su cosecha ha sido una regañina en toda regla al presidente de la Junta, Emiliano García-Page, al que más o menos le ha cantado las cuarenta, dejémoslo en treinta y cinco, por su pacto con Podemos en el Gobierno castellano-manchego, tan poco agradable para muchos empresarios de la región. Y para tanta gente. Según declaraciones de Nicolás a la agencia Efe, ni le gusta ni tiene lógica que Page hiciera un pacto de gobierno con José García Molina, líder podemita en la región, en lugar de llegar a acuerdos con el Partido Popular, que hubiera sido lo suyo.

El presidente de la patronal castellano-manchega cree que el PSOE y el PP son dos partidos "institucionales" mientras que Podemos es un grupo antisistema y antiempresarial, de manera que tiene más sentido el entendimiento de los dos primeros que el actual pacto de gobierno, que no le gusta a nadie: ni a Page, que está incómodo y él mismo lo reconoce; ni a García Molina, que se pasa la vida lanzando bombas de humo contra el Gobierno al que pertenece, ni al Partido Popular, que lleva un montón de semanas pidiendo el cese del vicepresidente podemita que Page tiene en su Consejo de Gobierno. Es decir, todo muy raro y como forzado: funciona lo que nadie quiere. Ya saben muchos castellano-manchegos que Page culpó de esta situación a la líder regional del PP, María Dolores de Cospedal, y que ésta le acusó de mentiroso al presidente, bucle infinito sobre el que llevamos no sé cuánto tiempo dando vueltas.

El caso es que a García Molina estas cosas no le hacen mucha gracia. Desde que es vicepresidente de la Junta y toca moqueta a diario tiene menos sentido del humor, o lo parece. El propio Ángel Nicolás ha desvelado que el secretario regional de Podemos le va enviando recaditos para recordarle que no tiene "cuernos ni rabo", una verdad personal incontestable que tal vez se compadezca mal con el partido al que pertenece. Pero, en fin, que cada uno haga lo que le venga en gana y luego las urnas que decidan, que para eso el pueblo es soberano: la opinión de Nicolás es que Podemos va a perder votos en Castilla-La Mancha y eso va a provocar un "circo" cuando llegue el momento entre Page y García Molina. Estaremos atentos a la pantalla.

Quien está de moda estos días en el PP de Castilla-La Mancha es Marta Maroto, la nueva presidenta regional de Nuevas Generaciones y una chica con mucho futuro por delante. Maroto ha sido aclamada por los jóvenes castellano-manchegos del PP y ha tenido el privilegio de contar en su congreso con la propia Cospedal y el secretario general del partido, Vicente Tirado, encantados con la nueva líder. Marta Maroto sustituye en el cargo a Cristina Molina, que deja el listón muy alto, y se espera de ella mucho trabajo con el objetivo puesto en mayo del 2019: desbancar a Page y que el PP vuelve a gobernar en la región, una tarea difícil pero posible. Estos chicos están en ello.

Y voy terminando. Leo que la Sexta ha confundido al exministro y expresidente de Castilla-La Mancha José Bono con Bono, el líder y cantante de U2. La cosa no es para tanto y tiene su lógica: al fin y al cabo ambos se dedican al mundo del espectáculo.

COMPARTIR: