19 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Diez Negritas

Diez Negritas

CLARA MESONES

Cospedal y Tirado se echan unas risas, Blanca Fernández o el miedo es libre y el Rey regala Castilla-La Mancha

27815_JaimeRamos2017EPCM.jpg
Jaime Ramos

Es posible, y hasta probable, que el PSOE de Castilla-La Mancha nunca haya tenido una musa tan significada como María Dolores de Cospedal. Si acaso en su día Pepe Bono. No pasa un día, un cuarto de hora, un segundo en el que no haya un dirigente socialista con Cospedal en los pensamientos y las palabras. Hablan de ella constantemente y está en su libro de estilo y sus argumentarios como una gran fuente inspiradora. Los socialistas han conseguido por la vía del imaginario colectivo que Cospedal tenga una presencia completa y total en Castilla-La Mancha, venga o no venga a la región desde sus responsabilidades ministeriales y pise o no el terruño. La última en darle otro minuto de gloria a Cospedal ha sido la portavoz socialista en las Cortes regionales, Blanca Fernández, entregada este lunes a la causa y hasta proclamando a la ministra de Defensa para el alto cargo de "no candidata" del PP a la Presidencia de la Junta, que es el gran deseo del PSOE regional con vistas a mayo de 2019. Implora que algo queda.

Los partidos no piensan ya en otra cosa y se les ve el plumero con facilidad. Deben ser los nervios. El caso es que Blanca Fernández ha "proclamado" al número dos de Cospedal y secretario general de los populares castellano-manchegos, Vicente Tirado, como candidato del PP a la Presidencia de la Junta en 2019, un deseo de la portavoz socialista que delata el pánico electoral que le tienen en el PSOE a la ministra y sus ganas de meter cizaña en el partido de enfrente a ver si pescan alguna cosucha, que va a ser que no. La conexión Cospedal-Tirado es absoluta e indestructible en estos momentos y por mucha marcha que le pongan desde el PSOE va a ser un imposible abrir una herida interna por esa vía en el PP. Quien vaya a ser el candidato de los populares a la Presidencia de la Junta, si Cospedal o Tirado o alguna otra opción, es algo que el PP decidirá en su momento, aunque es verdad que las prisas socialistas por saber a quién va a enfrentarse el presidente Emiliano García-Page provocan mucha ternura y chascarrillo en la sede popular. Es una risa.

García-Page, por cierto, se fue ayer a Talavera a hincharse de hacer anuncios y no dejó sitio en los papeles para tantos titulares. Qué tío. Jaime Ramos, desde el Ayuntamiento, seguía con asombro los bombazos presidenciales, uno detrás de otro, y los iba anotando en su libretita colorá para hacer repaso al final de la legislatura, que es el momento de rendirle cuentas a la gente. Está bien contarle a todo el mundo lo que todo el mundo quiere oír, aunque confundir las palabras con los hechos no es la mejor manera de echarse a la política. O tal vez sí. El caso es que Talavera espera tanta generosidad como agua de mayo, aunque de momento el próximo sábado, 11 del 11 a las 11, los talaveranos se preparan para una manifestación que se pretende sea masiva y tal. Ya lo veremos. Talavera está muy cansada de cuarenta años de políticas vacías.

En fin, el Rey Felipe ha regalado cositas muy castellano-manchegas al presidente de Israel, Reuvel Rivlin: una fotografía en gran formato, obra de Eduardo Nave, de la sinagoga Santa María la Blanca de Toledo y una traducción al sefardí de ocho capítulo del Quijote. Cervantes para siempre y Castilla-La Mancha también.

COMPARTIR: