22 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

LO PLANTEA IZQUIERDA UNIDA

Piden la gestión pública para el servicio de ambulancias de Castilla-La Mancha

Izquierda Unida ha abogado por la recuperación y gestión de forma pública del servicio de ambulancias de Castilla-La Mancha, que en la actualidad se encuentra en manos de una concesionaria privada.

Esta declaración se produce cuando la empresa SSG, concesionaria del transporte sanitario en la provincia de Ciudad Real, ha comunicado el comienzo de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que afectará a la totalidad de la empresa, con unos 450 trabajadores de ambulancias, según ha informado la formación de izquierdas en nota de prensa.

Ante esta situación, el coordinador regional de IU en la región, Juan Ramón Crespo, ha declarado que su formación política es la única que no ha querido mejorar los contratos con esta empresa privada, sino que pretende recuperar el servicio para que la sea la propia Junta de Comunidades la que gestione el transporte sanitario en la región.

"Ya avisamos que era preferible utilizar los más de 250 millones de euros que se gastaban en este contrato en gestionarlo directamente", ha comentado Crespo, a lo que ha añadido que los trabajadores de estas empresas, en su mayoría UTE, han visto "resentidas" sus condiciones laborales.

El líder de la formación de izquierdas ha recordado que en la licitación del contrato se premiaba la "oferta a la baja", lo que quiere decir que "se quedaban con el servicio por menos dinero y sin tener en cuenta el reciente aumento del Salario Mínimo Interprofesional, con lo que ahora la Junta de Comunidades no va a poner más dinero encima de la mesa para solventar este problema y nos tenemos que tampoco lo vaya a hacer las empresas concesionarias".

Crespo ha subrayado que la Junta de Comunidades tiene la capacidad de gestionar directamente el transporte sanitario en la región "sin necesidad de regalar esos millones a ninguna empresa y sin que las condiciones laborales de los trabajadores se vean perjudicadas". Izquierda Unida ha expresado su apoyo a los 450 trabajadores afectados por el ERTE en la provincia de Ciudad Real y se ha ofrecido a secundar sus movilizaciones ante este conflicto laboral.

UGT y CCOO hacen la misma demanda

Los sindicatos UGT y CCOO han pedido este jueves a la Junta de Comunidades que asuma el servicio del transporte sanitario en la región después de que la Administración ha anunciado que inicia el procedimiento para la rescisión de contratos con la empresa Servicios Sociosanitarios Generales (SSG) de las provincias de Albacete, Ciudad Real y Guadalajara.

Ambas organizaciones sindicales han coincidido en que seguirán manteniendo la movilización en la calle para exigir mejoras en las condiciones de trabajo y la aplicación de un convenio que está negociado y a falta solo de la firma para su aplicación.

En este sentido, CCOO ha apostado, en un comunicado de prensa, por la conveniencia de internalizar el servicio de las ambulancias con una gestión directa por parte de la Junta que vele por la "correcta y eficiente prestación", tal y como ocurre en otras comunidades autónomas.

Asimismo, ha apuntado que la decisión del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) de rescindir los contratos a SSG "no puede suponer ningún perjuicio para los actuales trabajadores del transporte sanitario".

De hecho, ha remarcado que estará pendiente de los pliegos de condiciones que se elaboren para relevar a SSG y ha reclamado participación en la redacción de los mismos para que recojan una cuantía económica más elevada.

Además, CCOO ha solicitado que la Junta también rescinda los contratos en la provincia de Cuenca por los "incumplimientos" de la actual adjudicataria.

Por su parte, el secretario de Organización de la Federación de empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT, José Manuel Pinillos, ha señalado, en declaraciones a Efe, que la salida de SGG "no implica automáticamente que las condiciones de trabajo mejoren".

Por lo tanto, en principio y mientras que el escenario siga siendo el mismo y no haya un convenio colectivo nuevo, que sustituya al anterior ya "obsoleto y caducado", UGT seguirá movilizándose.

Un convenio que, ha explicado Pinillos, está negociado pero en el último momento, cuando se iba a proceder a la firma del acta de finalización de las negociaciones, "las patronales se descolgaron alegando que no había dotación presupuestaria para llevarlo a término".

En cuanto al papel de la Administración regional, ha asegurado que UGT no solo está de acuerdo en que asuma el servicio del transporte sanitario sino que -ha recordado- lo ha pedido durante años.

Una gestión que, según Pinillos, podría asumir la Junta de Comunidades bien a través de sus medios instrumentales, es decir una empresa pública, o bien directamente desde la propia Administración "subrogando al personal y autogestionando el servicio".

Es más, ha indicado que si el presupuesto actual es suficiente para que una empresa externa gestione el servicio y obtenga un beneficio, el Gobierno regional "debe ser igual de competente" y como no tiene que existir ese beneficio empresarial, incluso el presupuesto podría redundar en mejoras en la calidad y en el servicio.

Por otro lado, la Unión Sindical Obrera (USO) ha expresado, en nota de prensa, su "satisfacción" con la decisión adoptada por el Sescam tras "múltiples denuncias ante Inspección, movilizaciones y paros", ha resaltado.

Ha considerado que el acta de infracción por obstrucción a la labor inspectora que emitió la Inspección de Trabajo hace una semana ha sido "determinante" para el inicio de la rescisión del contrato, al tiempo que se ha mostrado partidario de que la Junta asuma el control de las ambulancias y lleve a cabo "un modelo cien por cien público".

COMPARTIR: