Emprendedor.es

El periódico de economía de Castilla-La Mancha


BOE Info concurso

PRESENTACIÓN DEL CONSEJERO MARTÍNEZ ARROYO

Castilla-La Mancha afronta la vendimia del coronavirus con previsiones a la baja, aunque acapara más de la mitad de la producción nacional

El consejero Francisco Martínez Arroyo, este jueves en rueda de prensa. Foto: Óscar Huertas El consejero Francisco Martínez Arroyo, este jueves en rueda de prensa. Foto: Óscar Huertas

Castilla-La Mancha prevé una vendimia "normal", a pesar de las circunstancias de "excepcionalidad" por la crisis sanitaria del coronavirus, y se consideran que puede alcanzar los 23 millones de hectolitros de producción de vino y mosto en la región, unas previsiones en todo caso muy por debajo de las esperadas hace meses. Los datos de este sector son muy importantes puesto que se trata de uno de los motores clave de la economía castellano-manchega.

Castilla-La Mancha prevé una vendimia "normal", a pesar de las circunstancias de "excepcionalidad" por la crisis sanitaria del coronavirus, que podrá alcanzar los 23 millones de hectolitros de producción de vino y mosto en la región.

Así lo ha señalado este jueves el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, en una rueda de prensa en la que ha indicado que en el conjunto del país se espera una vendimia de 42 millones de hectolitros, por lo que Castilla-La Mancha representa en torno al 55 por ciento.

Con todo, Martínez Arroyo ha incidido en que esta vendimia estaría "muy por debajo" de lo previsto hace meses, por encima de la vendimia del año pasado y en la que se recogieron 20 millones de hectolitros, pero lejos de los más de 28 millones recogidos hace dos años.

Estos datos hacen pensar que la vendimia 2020 se tiene que desarrollar "con garantías y rentabilidad para todos los eslabones de la cadena agroalimentaria", ha resaltado.

Además, ha hecho hincapié en otras medidas que se han adoptado de manera general y de forma previa al inicio de la vendimia como la retirada de 4,2 millones de hectolitros de vino del mercado, lo que supone menos presión y que las existencias de vino y mosto en la región a 31 de julio se hayan situado en 10,8 millones de hectolitros, dos millones menos que en la misma fecha del año anterior.

Apuesta por la calidad

Por otro lado, Martínez Arroyo ha remarcado la "apuesta por la calidad" en la vendimia de este año, en la línea de campañas anteriores, con la finalidad de generar más renta y beneficios para los agricultores y hacer más sostenible el sector.

En este sentido, ha especificado que la diferencia entre el valor de un litro de vino embotellado con Denominación de Origen es cinco veces superior al de un vino sin indicación geográfica.

Por todo ello, ha lanzado un mensaje a los mercados y a los consumidores sobre la apuesta "contundente" que hace Castilla-La Mancha por la calidad y ha recordado que desde años se paga la uva en función de la calidad sanitaria del fruto y de la demanda de los consumidores.

En este punto, ha agregado que en esta campaña se ha reforzado el compromiso por la calidad con dos medidas como la limitación de rendimientos de hectárea a 20.000 kilos para las variedades blancas y 18.000 kilos para las variedades tintas y la limitación también a la entrada de uva en bodega, de manera que la que esté por debajo de nueve grados no entra.

Vendimia atípica

El titular regional de Agricultura ha expresado que la de este año será "la vendimia más atípica en Castilla-La Mancha en mucho tiempo y probablemente en la historia" porque nunca se ha iniciado esta campaña agrícola teniendo que afrontar una crisis sanitaria como la del coronavirus.

En cualquier caso, ha reivindicado el peso que tiene la región en esta campaña, ya que dispone de 500.000 hectáreas de viñedo que representan el 7 por ciento de la producción de vino mundial.

Compartir
Update CMP