Emprendedor.es

El periódico de economía de Castilla-La Mancha


BOE Info concurso

EL MÁS BAJO DE TODO EL PAÍS EN MAYO

El precio de la vivienda usada se desploma en Castilla-La Mancha

El precio de la vivienda usada en Castilla-La Mancha bajó un 1 % en mayo, segundo mes completo de estado de alarma por la crisis del coronavirus, lo que la situó como la comunidad autónoma con un precio más bajo de España, con 861 euros el metro cuadrado, según un informe del portal idealista.com.

De acuerdo con los datos de este informe, Cuenca tuvo en mayo con los precios más bajos de vivienda usada de las provincias españolas con un precio de 762 euros por cada metro cuadrado, seguida de Toledo (767 euros) y Ciudad Real (793 euros), aunque en el ámbito de las capitales de provincia Cuenca fue la que segunda con un aumento más pronunciado de precios (4,6 %), tras Soria.

En el conjunto de España el precio bajó un 1,3 % en mayo, lo que modera el incremento interanual al 1 % y sitúa en 1.730 euros el metro cuadrado, según idealista.com, que prevé caídas de precios de hasta dos dígitos este año en algunas zonas.

Todas las comunidades autónomas han registrado descensos, excepto Andalucía, donde los precios se mantuvieron estables, y Baleares, donde subieron un 0,5 %, Comunidad Valenciana (0,4 %) y Extremadura (0,2 %), con Soria como ciudad donde se encarecieron las viviendas de segunda mano (5,5 %), en un contexto de aumento de la oferta proveniente sobre todo de divorcios o separaciones y herencias.

El mayor descenso de precios se produjo en Navarra (-2,1 %), Cataluña (-1,9 %), Aragón y Canarias (-1,5 % en ambos casos), seguidas de Cantabria (-1,2 %), Castilla-La Mancha (-1 %), Galicia y La Rioja (-0,8 % en ambos casos), Madrid (-0,7 %), Castilla y León (-0,6 %), Asturias y Euskadi (-0,4 % en ambas regiones) y Murcia (-0,2 %).

Los precios se mantuvieron estables durante el mes de mayo en Andalucía y crecieron en Baleares (0,5 %), Comunitat Valenciana (0,4 %) y Extremadura (0,2 %).

Baleares, la comunidad más cara con un precio medio de 3.105 euros el metro cuadrado, marcó en mayo su precio más alto de la serie histórica, seguida de la Comunidad de Madrid (2.783 euros el metro cuadrado) y Euskadi (2.597 euros).

En el lado opuesto de la tabla se sitúan Castilla-La Mancha (861 euros el metro cuadrado), Extremadura (905 euros) y Murcia (1.054 euros), como las regiones más económicas para comprar una casa de segunda mano.

Por provincias, los precios bajaron en 40 de las 52, con Granada liderando el ranking (-4 %), seguida de Navarra (-2,1 %), Zaragoza (-1,9 %), Santa Cruz de Tenerife (-1,8 %) y Guadalajara (-1,5 %).

En el lado contrario, las mayores subidas se produjeron en Soria, donde los propietarios piden un 2,7 % más por sus viviendas, Alicante (1,3 %), Málaga (0,9 %), Ávila (0,7 %) y Baleares (0,5 %).

Las provincias más caras son Baleares, con 3.105 euros el metro cuadrado, Guipúzcoa (2.978 euros) y Madrid (2.783 euros), mientras que la más económica es Cuenca, con un precio de 762 euros por cada metro cuadrado, seguida de Toledo (767 euros) y Ciudad Real (793 euros).

Según este informe, Soria es la capital que ha experimentado una subida más pronunciada de precios (5,5 %), seguida de Cuenca (4,6 %), Ávila (2,9 %), Valencia (2,7 %), San Sebastián (2,6 %) y Cáceres (2,5 %).

Las Palmas de Gran Canaria es, en cambio, el mercado donde más han bajado los precios (-2,4 %), seguida por Lleida (-1,6 %), Castellón de la Plana y Teruel (-1,4 % en ambas capitales).

En la ciudad de Barcelona el precio ha crecido un 1,3 %, hasta los 4.209 euros el metro cuadrado, mientras que en Madrid lo ha hecho un 0,5 % (3.782 euros) y San Sebastián sigue siendo la ciudad más cara, con un precio de 4.741 euros el metro cuadrado, el más alto de la serie histórica.

Según el jefe de estudios de idealista, Fernando Encinar, durante el confinamiento el stock de viviendas usadas creció de forma exponencial, con casas provenientes sobre todo de divorcios o separaciones, de herencias y de propietarios que han tenido una urgente necesidad de liquidez.

Un aumento de la oferta que, a su juicio, continuará en los próximos meses, mientras que la demanda arrastrará dificultades para comprar, motivadas por la falta de empleo y de ahorros para asumir una hipoteca.

Para este experto, los datos de mayo adelantan un proceso a corto plazo de bajada de precios de hasta dos dígitos en algunas zonas donde el aumento de la oferta sea significativo y la reducción de la demanda, relevante, con una rápida recuperación que devolverá los precios en 2021 a los niveles anteriores a la crisis de la COVID-19. 

Compartir
Update CMP