CARMEN OLMEDO, DELEGADA DE LA JUNTA EN CIUDAD REAL

La caza genera 6.500 empleos fijos directos en Castilla-La Mancha, según destaca el Gobierno regional

La delegada de la Junta de Comunidades en Ciudad Real, Carmen Olmedo, ha destacado este sábado la repercusión del sector cinegético en la región con unos 6.500 empleos fijos directos, alrededor de 1,7 millones de jornales anuales y una facturación anual cercana a los 600 millones de euros. Además del gran potencial de la actividad cinegética y su repercusión en la generación de empleo y riqueza, Olmedo ha subrayado que esta actividad también contribuye a fijar población en el mundo rural, ha informado la Delegación en nota de prensa.

En este sentido, la delegada provincial ha indicado que la caza tiene una gran importancia en Castilla-La Mancha más allá del mero carácter deportivo o de ocio, puesto que "genera actividad empresarial y tiene una enorme influencia en la economía", de forma especial en la provincia de Ciudad Real.

Olmedo ha hecho estas declaraciones durante la entrega de trofeos de las semifinales del Campeonato de España de caza menor con perro celebrado en Campo de Criptana, en la que ha destacado que la modificación de la Ley de Caza de Castilla-La Mancha persigue "compatibilizar la actividad cinegética con la conservación del medio natural". Al respecto, ha explicado que la norma incluye, entre otras medidas, la recuperación de la figura de los cotos sociales de caza suprimidos por el anterior Ejecutivo regional.

El objeto es "mantener la actividad real de la caza en los pueblos como actividad más sostenible y facilitar su práctica en igualdad de oportunidades", algo que se ha llevado a cabo con el primer coto social recuperado el pasado mes de agosto en Sevilleja de la Jara, en la provincia de Toledo, y ahora se trabajará para recuperar otros cotos sociales en la provincia de Ciudad Real.

Olmedo ha señalado que con estos cotos se consigue que "las personas que quieren disfrutar de la caza y no tienen suficientes recursos para hacerlo en grandes cotos particulares puedan practicar la actividad cinegética en estos espacios". Otra de las medidas que incorpora la Ley de Caza a la que se ha referido la delegada provincial de la Junta es la exención de la tasa de la licencia de caza y pesca a los jubilados mayores de 65 años residentes en Castilla-La Mancha, para "facilitar la actividad a quienes tienen menos recursos".

COMPARTIR: