AMBOS PROYECTOS EN GUADALAJARA

Alerta ecologista por dos plantas para enterrar 60.000 toneladas de residuos industriales en Castilla-La Mancha

Ecologistas en Acción ha alertado este domingo sobre el peligro que puede conllevar la puesta en marcha de dos proyectos en Guadalajara capital para el enterramiento de 60.000 toneladas de residuos industriales no peligrosos procedentes de otras comunidades, ante la "falta de control" que puede haber para que entre los restos lleguen algunos que sean peligrosos.

Su secretario provincial en Guadalajara, Alberto Mayor, en una entrevista a Europa Press con motivo de la celebración, el próximo viernes, de un acto público para celebrar su vigésimo aniversario, ha señalado que desde la organización van a intentar "pararlos" porque aún no han sido aprobados de manera definitiva y están en periodo de alegaciones. "nos preocupa que al final nos convirtamos en el vertedero de residuos industriales no peligrosos del país".

Por este motivo, de manera inminente esta organización medioambiental va a iniciar una campaña porque no quieren ser "efecto llamada" ni creen que "el desarrollo sostenible de la región deba ir por este camino", ha señalado Mayor. Aunque ambos proyectos -cada uno por 30.000 toneladas- están previstos en la capital y contemplan residuos como maderas, escombros o plásticos; uno se acercaría a Fontanar y se ha solicitado por un periodo de nueve décadas mientras que el segundo es por algo más de cuatro décadas.

Mayor señala que el primero de ellos ya se quiso instalar en el 2009 pero con la crisis se paralizó y ello ha obligado a tener que pasar de nuevo las requisitos medioambientales. "Aunque no son residuos peligrosos de entrada, el problema radica en que muchas veces, entre ellos, llegan muchos entre los no peligrosos que si lo son y que se pueden llegar a enterrar", ha afirmado.

En el primer caso se contemplan -dice Mayor- residuos de la vecina comunidad, y en el segundo también de Daganzo, Aranjuez, pero también de Campo de Criptana (Ciudad Real), algo que según ha señalado ya está pasando en Cuenca o Albacete con restos de Cataluña, Valencia y Aragón, por ejemplo.

 

COMPARTIR: