El Alcaná

El Alcaná

JAVIER RUIZ

Cuando el Barça juegue por Junqueras

El Barça le ha metido la manita al Madrid y ha sentenciado a Lopetegui. Los culés que todavía quedamos en la Meseta estamos contentos, porque sabemos que la política jamás podrá con el deporte por más que lo intente. Franco se adueñó de las copas del mejor Madrid de la Historia, y no por eso fue menos dictador o las copas valían menos. Ahora el Barça mece la cuna del procés para asombro de los que no somos indepes. Toda esa bazofia que asoma en el Camp Nou avergüenza a los aficionados de un equipo que fue grande cuando olvidó el victimismo y los agravios. Soy culé por Cruyff y el Dream Team y a estas alturas no cambiaré, por más que la caverna se empeñe en echarnos a los que no pensamos como ellos. El Barça es hoy el club de fútbol más politizado del mundo. Ha hecho bandera del golpismo con la boca pequeña… Y, como siempre ha ocurrido en Cataluña, con la boca pequeña pedirá el rescate cuando el asunto sea irreversible.

"Sólo las dictaduras encarcelan presos políticos" podía leerse en una pancarta de bienvenida al clásico. En el minuto diecisiete, hubo aficionados que lanzaron globos amarillos sobre el campo. Los catalanes con criterio y cierta solvencia intelectual deben abochornarse de la tergiversación continua que de la Historia hace toda esta patulea de políticos y borreguitos. Tanto "España nos roba" y resultó ser Pujol el que rapiñaba a mansalva; el más español, según ellos. La deriva de todo este teatrillo es pavorosa. Nos despedazamos entre nosotros sin prestar atención a lo importante. El modelo productivo cambia y la digitalización se impone. Mueren unas profesiones y otras nacen de la noche a la mañana. Quien no se recicle quedará echado a la cuneta y no por fusiles precisamente. En lugar de estar a la modernización y la productividad, andamos con la aldea y el botijo en la cabeza.

La historia del nacionalismo catalán ha sido la del victimismo. Por eso celebran una derrota como la de 1714, porque no tienen otra cosa que celebrar. Aparte de que Rafael Casanova fue un patriota español que escogió el bando austracista en lugar del borbónico. No sé yo qué coño enseñan en esas escuelas de  masía. El resto es un despropósito absoluto. Cataluña no será independiente de España porque no le trae cuenta. Lleva la fractura en su seno y cuando los anarquistas se revuelvan contra los burgueses con los que hoy hacen piña, volverán las aguas a su cauce con Rivera, Casado, o el propio Sánchez si le interesa, entrando por la Diagonal igual que Franco o Felipe V. Ahora van contra el Rey con el apoyo de Podemos. Me da pena por los republicanos de buena fe que se lo creen. La monarquía constitucional en España es la que ha dado mayor prosperidad a nuestro país en la Historia. Lo demás son cuartelazos, ruidos de sable o repúblicas que duraban lo que un embarazo o acababan en guerras. "Estoy hasta los cojones de todos nosotros", dijo Estanislao Figueras en el 73, a punto de salir para Francia. Que los jóvenes lean y estudien Historia, por Dios. Lo contrario nos lleva al fracaso.

Así las cosas, el Barça es el equipo que mejor juega al fútbol en España. Si mañana fuera independiente, no creo que Messi, Suárez o Coutinho tuvieran muchas ganas de jugar frente a la Gramanet o el Sabadell. Aunque siempre quedaría la posibilidad de jugar en el patio de la cárcel un partido de homenaje a Junqueras con fotos de Puigdemont en el economato.

COMPARTIR:
TAGS: