El Comentario

El Comentario

ROBERTO RINCÓN

El ciudadano no importa

2019/02/21/89537_robertorinconcolab275.jpg
Roberto Rincón

Ya tenemos elecciones a la vista. Resistente de manual se ha caído del ciruelo en el que se había subido, aupado por Bildu etarras, independentistas racistas, podemitas bolivarianos de tres comidas al día y gente de palabra, como los nacionalistas vascos.

La espoleta ha sido la concentración de colón. Esos mierdas, según la cómica sin gracia -una tal Hache- o la trifálica radiante de testosterona, según versión ministra del éxito asegurado del club de alterne. No sé cuáles serán los sueños ocultos de la ministra, pero me da que las 50 sombras de Grey se le quedan cortas. Vaya, que la erótica del poder debe tener algo de cierto.

Si la espoleta fue la concentración, fruto de la entrega de Doctor fraude al nacionalismo con el famoso relator, siguió la escena de ataque de cuernos de los independentistas y su negativa a apoyar unos presupuestos, para los que el presidente de Castilla-La Mancha pedía el apoyo, dicho sea de paso.

Y el colofón fue el anuncio del presidente, Pedro el breve, de la convocatoria de elecciones para el 28 de abril, un mes antes de las elecciones municipales, al parlamento europeo y autonómico.

Ahora todo son parabienes a Sánchez, los primeros, los que se habían quedado “estupefactos” ante la figura del relator.

Pretenden hacernos creer que la convocatoria de elecciones ha sido por el descalabro de los presupuestos, y se quedan tan anchos. La realidad es que el verdadero motivo ha sido el pánico, ¡tremendo pánico!, que tenían los dirigentes socialistas que aún conservan el poder autonómico –a pesar de que muchos de ellos no ganaran las elecciones- del desastre que se les venía encima.

No crean que a Pedro el breve le importaba seguir adelante sin presupuestos. Ya lo había hecho con los mismos que él votó en contra. Ni seguir cediendo ante los nacionalistas. Lo que ha pesado ha sido la posible pérdida del pesebre, y consiguiente ultimátum, que los que ven que el paro puede estar más cerca de lo que pensaban, le debieron lanzar.

De hecho, algo que al ciudadano que paga impuestos le molesta sobremanera, a ellos no les quita el sueño. Ni se preocupan del coste que llevar a cabo dos procesos electorales – con tan escaso margen de diferencia- nos va a suponer a los contribuyentes. Es más, hasta Barreda y sus acólitos, lo hacen por nuestro bien. Nos ahorran el esfuerzo mental de tener que elegir entre varias papeletas, no sea que nos vayamos a equivocar. Podemos hacer la declaración de la renta, entenderé el recibo de la luz, pero somos tan idiotas que no podemos separar las papeletas de votación.

¿Qué cuesta unos milloncejos a las arcas públicas? No pasa nada, todo sea por no confundir al ciudadano, pobre ignorante,  a ver si se va a equivocar, y vota la opción que no nos mantiene el pesebre. Que eso es lo que importa. No si el ciudadano paga la fiesta o prefiere ahorrar tiempo y esfuerzos en coger unos sobres e introducirlo en varias urnas. Y luego diremos que el político no mira por nuestro bienestar.

COMPARTIR: