18 de noviembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
El Comentario

El Comentario

CARLOS MARTÍN-FUERTES

Unidad de acción

47391_CarlosMartinFuertesCamisaInt250Colab.jpg
Carlos Martín-Fuertes

Estuve como habitualmente suelo hacer en la concentración “espontánea” de Zocodover relacionado con el nuevo trasvase del Tajo a Levante. Leo que asistieron 500 personas -cuánta generosidad en el cuenteo-, los gritos y consignas que se dieron. En fin, lo habitual. Nada nuevo bajo el sol, pero quiero matizar y significar algunos aspectos.

Cada uno de los que allí estábamos lo hizo a su bola. Es decir, cero de unidad de acción, convencidos de que mi parte, los míos, somos los mejores y los que estamos acertados. El agua no es de ni de derechas ni de izquierdas, es un bien común que recibimos de la naturaleza y los gobiernos tienen que aprovecharla y distribuirla. ¿Qué podía hacer la ministra Tejerina ayer, sino conforme a lo legislado con el agua embalsada existente, aprobar un nuevo trasvase para los que lo necesitan? Claro que no defiendo el trasvase, sino su decisión actual. Se podía esperar.

Otra cosa es que hace unos años se paralizó el Plan Hidrológico y nosotros por ser los más secos pagamos las consecuencias del arrojo que tuvieron los catalanes y aragoneses. Como dice Fernando Mora, de “la España seca no pueden tirar”. Pero ahí nos faltó empuje, como ahora y los políticos y gobernantes dan la cara a medias en este tipo de manifestaciones donde cada grupo, cada individualidad se oculta, aparece, según le convengan y le pongan una alcachofa o un medio de comunicación cercano.

Se habló  de las desaladoras, de su coste, de la contaminación, como solución; póngase en marcha lo que sea, pero hágase algo además de vernos un día al mes. Pero no juguemos al escondite ni a ser unos mejores que otros. Aquí, en esta película actualmente no hay buenos y malos, creo que todos somos malos y culpables en buena medida de la situación. Hemos perdido una herencia que no vamos a poder transmitir á a nuestros hijos y nietos. Pero sí tenemos el deber de explicarles la verdad.

Que hubo una dictadura que aprobó el trasvase, que ahora no se podría llevar a cabo, pero que funciona y hay que darle una solución, ponerle un plazo. Que se constituyeron las CCAA -con lo bien que suenan las regiones- , y que nos volvimos más egoístas y más insolidarios. Y que ahora, en menos que canta un gallo, nos enzarzamos y entramos en guerras largas y fratricidas, de momento y dejémoslo ahí, incruentas, pero estériles. Como dicen en Corral de Almaguer, ¿tendrá hechura esto del trasvase? Tenerla, la tiene, depende de nosotros.

COMPARTIR: