19 de febrero de 2018
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
El Comentario

El Comentario

Carmen Quintanilla

Prevención contra el consumo de drogas

39691_CARMEN-Q.jpg
Carmen Quintanilla

En España, un tercio de los adultos admite haber consumido en algún momento de su vida alguna sustancia ilegal. El cannabis, seguido de la cocaína, es la droga más habitual, cuyo consumo desgraciadamente se concentra principalmente entre nuestros adolescentes y adultos hasta los 35 años. ¿Qué tipo de futuro les depara a nuestros jóvenes ante las consecuencias que tienen para ellos estas sustancias ilegales?

En los últimos veinte años, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) se ha convertido en uno de los principales problemas de salud asociados al consumo de drogas en nuestro país. También han aumentado los casos de envenenamiento y sobredosis. En concreto, en el año 2014 el Registro General de Mortalidad recogió cerca de 500 defunciones por drogas, cifra que el pasado año se elevó en un 6 por ciento. La sobredosis sigue siendo la principal causa de muerte entre los consumidores de drogas de alto riesgo y el 10 por ciento de las muertes tuvieron como protagonistas a consumidores de menores de 25 años.

Ante estos datos, aconsejar a nuestros hijos cómo deben consumir una raya de cocaína o cómo deben esnifar ‘speed’ no resulta sólo irresponsable sino que además demuestra una clara falta de voluntad política y personal para acabar con un problema que nos afecta a todos como sociedad.

La actuación del Ayuntamiento de Zaragoza, que bajo el manto del partido populista Podemos ha distribuido un folleto a nuestros adolescentes para adoctrinarles en el uso de este tipo de sustancias ilegales, es vergonzosa y demuestra una falta de ética y valores.

El panfleto se atreve a explicar cuál es la dosis de cannabis apropiada y en qué proporciones ha de consumirse o cómo pulverizar la cocaína para su consumo. Estas son algunas de las respuestas que Podemos da a nuestros jóvenes, tras la cual se puede interpretar que se esconde el afán por legalizar este tipo de sustancias en España que destruye la vida de nuestros hijos.

¿Saben? El 14’8 por ciento de las personas de entre 15 y 64 años que consumen drogas fallecen durante o después de hacerlo en nuestro país. En el año 2016 se detectaron 66 sustancias nuevas en nuestro país a un ritmo de una por semana; sin duda se trata de una de las industrias más poderosas del mundo. Repito, ¿qué futuro le depara a nuestros jóvenes?

La prevención y la información son dos pilares sobre los que debemos de trabajar como sociedad para erradicar la lacra del consumo de drogas en nuestras comunidades. Acciones como la del Ayuntamiento de Zaragoza no solo ponen en riesgo la salud, la integridad y el futuro de nuestros hijo sino que dañan la base del tejido social que con esfuerzo, hemos construido entre todos.

Carmen Quintanilla
Diputada nacional por el PP
Presidenta de la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas

COMPARTIR: