El Comentario

El Comentario


Marisa Martínez

Alas de amor

Marisa Martínez Marisa Martínez

Llevamos ya más de nueve meses sufriendo esta pandemia que ha cambiado nuestras vidas, la forma de vivir y de relacionarnos,  apareciendo incluso nuevos métodos de trabajo.

Oímos mucho decir estoy “teletrabajando“,  una fórmula adecuada para evitar contagios y no lo discuto, pero fría y distante.  La cercanía,  la ayuda, la atención y  la escucha a los más necesitados no se puede hacer “tele trabajando”, sino que se tiene que  hacer con el corazón y el corazón no entiende de pantallas ni de lejanía y frialdad.

En marzo agradecía el trabajo silencioso, sin aplausos a miles de “ Ángeles Invisibles” eran   los  sacerdotes, trabajadores y voluntarios de Cáritas, que en silencio  eran las sonrisas  y el consuelo  de las miles de familias  que están acudiendo a  Cáritas para pedir ayuda. Cáritas Diocesana de Toledo  en sus 140 Cáritas parroquiales, albergues, comedores sociales y centros diocesanos está dando testimonio del mandamiento del Amor, estando al lado del hermano que sufre.

Para ellos no existe el Teletrabajo, sus alas se han convertido en “Alas de Amor”, amor a Dios y al prójimo,  alas que cobijan con su atención presencial individualizada a todos los que acuden a Cáritas  en busca de ayuda.

Una vez más gracias a todos esos ”Ángeles Invisibles con Alas de Amor”,  más de 2.000 en la provincia de Toledo, trabajadores como Mamen, Alejandra, Mónica, Verónica, Jesús Pablo, Nati, Alicia, Alfonso, Cruz, Javier, Sara, Maite, Balbi, Fátima, Cristina, Pepe… voluntarios como José Luis, Trini, Marimar, Susana, Isabel, Narciso, Macarena, Rosa, Soraya, Encarna, Cari, Lola… muchos, muchos, más, a todos sin excepción por estar trabajando con cercanía y amor al lado de los más necesitados, venciendo el miedo que implica este virus.

Gracias a todos los sacerdotes por su trabajo apoyo y cercanía.

Cáritas es la Iglesia y hoy más que nunca me siento orgullosa de formar parte de esta Iglesia que está siempre  al lado de los más necesitados.

Seguiremos trabajando con dedicación y Amor acompañando a los más vulnerables, tranquilos y confiados, pues vamos de la mano de a Dios, porque cuando pones tu mano en la mano del hermano, siempre te encuentras con la mano de Dios en la otra mano.

Marisa Martínez Moreno. Voluntaria y coordinadora del Centro de Distribución de Alimentos “Virgen del Sagrario” de  Cáritas Diocesana de Toledo

Compartir