El Comentario

El Comentario


Saturnino Acosta

¡Suerte Maestro!

Saturnino Acosta Saturnino Acosta

Los centros escolares de nuestra región se han encontrado después de las navidades no ya con la temida tercera ola, con un tsunami de contagios, uno de los mayores de España con diferencia, pero estén tranquilos, parece que no afecta a los centros educativos, sólo al resto del mundo mundial, porque “los centros son seguros, en los centros no hay contagios”, y si los hubiera o hubiese, “los centros son seguros, en los centros no hay contagios”, repita conmigo.

A día de hoy 159 aulas, a 20 por día, desde la vuelta de las navidades dicen lo contrario, pues si se confinan aulas será por algo, aunque sepa usted que “los niños no contagian, los centros son seguros y allí no hay contagios”. ¿Y por qué no hay contagios en los centros educativos? Porque se abren las ventanas, y con una agradable temperatura ambiente de -5 grados sin lluvia, porque si llueve hace menos frío, te mojas, pero hace menos frío, el virus se queda quietecito en su pupitre aprendiendo a leer, a leer genomas, claro. Da igual que Riesgos Laborales limite la temperatura mínima en centros de trabajo sedentarios a 17 grados y los ligeros a 14, pues se pone usted una rebeca, y si no la tiene se la compra, bueno, se la compra si abren los pequeños comercios que ahí sí contagia el virus aunque sólo haya dos personas dentro del mismo. El único sitio donde 25 almas cándidas, 30 ó 35, según etapa o enseñanza, están libres de contagio es en nuestros centros escolares, “porque los colegios son seguros, allí no hay contagios”, repita conmigo.

Pues sí, los centros serán seguros, pero sin embargo, muchos de nuestros docentes se sienten como en la mítica obra de Blasco Ibáñez, “Sangre y arena”, toreros como Espartero, rendidos al destino, obligados a lidiar a diario en el ruedo del patio de un colegio con un miura, llamado, SARS COV 2, que para nuestros políticos al parecer sólo en los patios escolares, el miura es una inocente vaquilla, aunque olvidan que fue una vaquilla la que mató a Manolete.

No sólo la lidia diaria es para evitar las embestidas del COVID. Aunque parezca mentira, los docentes también se confinan, también se contagian e incluso alguno tienen hijos, algunos con hijos que se confinan, familiares a los que cuidar y con los que tener cuidado y desgraciadamente también pérdidas, conciliadores de todos menos de ellos mismos. Cuando en un centro son dos o tres los docentes confinados, olvídense de burbujas y burbujitas, si alguna vez existieron, pregunten a los directores de los centros, porque esa labor también es de oreja y rabo.

En fin, mientras que nuestra región es una de las que lidera el número de contagios, los colegios de Infantil y Primaria, a pesar de la inversión en tecnología, especialización docente en metodología a distancia y las veintiocho veces que nos han hecho programar online siguen abiertos, y ahora les toca a los mayores, porque ya tampoco contagian, “porque los centros son seguros, porque allí no hay contagios”, repita conmigo.

Como le decían a Manolete, hasta que dejaron de decirlo: ¡Suerte Maestro!

Saturnino Acosta. ANPE

Compartir