El Comentario

El Comentario


Alberto González

La pandemia del coronavirus, una oportunidad para la España Vaciada

Alberto González Alberto González

Muchos se podrán hacer la siguiente pregunta: ¿Qué tendrá que ver el coronavirus con la España vaciada?, la pregunta echa en estos términos tan contundentes, pues lógicamente nada, pero si pensamos, reflexionamos un poco y nos adentramos en más profundidad, sí se le puede sacar una explicación hasta cierto modo lógica y razonable, y esa explicación lógica y razonable está en conexión con lo que pueda haber de cambio en la forma de vivir y trabajar en los sucesivo y de ahí la gran oportunidad que puede llegar a esa España vaciada, pero para ello se tendrán que dar una serie de circunstancias que hagan atractivo un gran movimiento de población de las grandes urbes a los pueblos y ciudades pequeñas cambiando la mentalidad de la ciudadanía en todos los tramos de edad, y en la forma de realizar el trabajo aprovechando todas las ventajas que nos da el mundo actual.

Para que sea atractivo ese movimiento de las personas, expongo cuatro cuestiones fundamentales, aunque serian necesarias bastantes más, pero no soy un experto y mi intención es sacar el tema para que no se olvide.

Una de las cuestiones es dotar, sobre todo a esos pueblos pequeños, de Internet con todas las garantías de  que su red podrá acoger el teletrabajo y así facilitar que jóvenes pudieran establecerse en ellos sabiendo que ese teletrabajo está garantizado sin problema alguno.

Enlazando con esta cuestión es necesario que se pongan todos los medios para que las personas jóvenes que deseen vivir en esos lugares y tengan hijos, conseguir que puedan tener una escuela pública de calidad con los medios necesarios para poder desarrollar sus actividades sin trabas de ningún tipo.

En tercer lugar un buen sistema de servicios sociales con residencias diseminadas  en pueblos a los lugares cercanos donde vive la gente y no concentradas en grandes poblaciones, tal vez más pequeñas en torno a unos cincuenta residentes haciéndolas  lo mas acogedoras posibles y buscando la cercanía de familiares.

En cuarto lugar, una sanidad pública bien dotada en todos los aspectos para que personas jubiladas, jóvenes trabajadores y demás gentes que quieran regresar a sus pueblos se las facilite  para que no tengan que ir constantemente a especialistas y muchas de la revisiones que se deban hacer que  puedan ser realizadas, si no en el mismo lugar, sí lo más próximo posible y poniendo los servicios necesarias para poder completarlas, esto haría más atractivo a llevar a establecerse por una vida de mayor tranquilidad y calidad que es en realidad lo que se busca a determinadas edades, sobre todo jubilados, y que esta gente tuvo que irse a los grandes centros urbanos para buscarse la vida y siendo que muchos de ellos tienen su casita en el pueblo y podrían volver sin gastos añadidos.

Para todo esto se necesitan grandes inversiones en los cuatro apartados y que entiendo que a partir de ahora serán necesarias y fundamentales para el futuro acompañadas de la inversión en investigación, medio ambiente…

Esta puede ser la gran oportunidad para volver a llenar de vida esa España vaciada que nunca tenía que haber tenido ese destino si después de la guerra civil se hubiesen hecho otros planteamientos distintos a los que se hicieron, pero cierto y con razón, se me puede decir que a toro pasado todos sabemos mucho, planteamientos que ya es lógico no tienen mucho sentido y habrían consistido fundamentalmente en haber hecho un reparto más descentralizado de la industria española, en lugar de establecerse como se hizo en las grandes zonas urbanas, pero como he dicho anteriormente a toro pasado sabemos mucho.

Para poner en marcha todo esto habría que hacerse muchas preguntas antes, por ejemplo, cogiendo como referencia  Madrid la ciudad más habitada de España: ¿Cuántas personas pueden teletrabajar? ¿Cuántas están teletrabajando en Madrid ¿Estarían dispuestas a irse a vivir a esos lugares si se dan circunstancias favorables y mejora la calidad de vida? ¿Cuántas viven en estos momentos en pisos alquilados en Madrid? ¿Qué cantidad de ellas se irían? ¿Estaría dispuesto el gobierno de turno, a desmantelar, en cierto modo la gran ciudad después de lo gastado en infraestructuras que sobrarían? ¿Estaría el gobierno presionado por ciertos intereses para que ese desmantelamiento no se produjera? Y así seguiríamos porque podría ocurrir que en esas ciudades hubiera ciertas empresas que perderían mucho dinero, por ejemplo, las dedicadas a los alquileres que bajarían, las constructoras que tendrían que bajar lo precios de los pisos y muchos pequeños negocios que perderían su clientela, pero por otra parte esas ganancias se trasladarían a esos otros nuevos lugares, y la gente tendría pisos más baratos, y quien más y quien menos tiene un padre, un abuelo que dejó su casa en el pueblo y ahora puede ser habitada por sus descendientes poniendo a disposición comodidades que seguramente no tenía en Madrid, pues la calidad de vida de los pueblos hoy día no es como hace cincuenta años que muchos de ellos ni si quiera tenían agua corriente. Desde luego que sería un golpe a las grandes ciudades a la vez que una gran bocanada de oxigeno para la vida de los pueblos. Aunque esto lo veo si no imposible casi imposible, porque Madrid mismo ya está en la construcción como motor de desarrollo y de ahí el  plan de su zona norte.

Todo lo que pase en este sentido, va a depender de las secuelas que deje el maldito bicho y si la sociedad hemos aprendido y sacado le lección oportuna que pueda llevarnos a ese cambio de vida que puede estar cerca o muy lejos si se considera que esto que ha ocurrido es pasajero y no se le da la importancia que, a mi juicio, tiene y pueda representar para el futuro.

Esto que propongo va con la sana intención de seguir abriendo el debate  sobre la España vaciada, que no nos olvidemos de ella, que se busquen caminos, se aporten ideas y que los expertos busquen las soluciones adecuadas para garantizar una vida digna a quienes quieran hacer de su residencia esos pueblos tan hermosos que tenemos por toda la geografía española.

Una España “ocupada” será la alegría  de las calles de unos pueblos que prácticamente perdieron parte de su identidad, aunque no toda, pues  en parte la conservan quienes aún viven en ellos y los que nos acercamos en momentos determinados por diversas circunstancias.

Compartir
Update CMP