El Comentario

El Comentario

JOSÉ-TOMÁS CRUZ VARELA

Desastrosa y confusa situación político-económica

2019/08/12/115217_jtcvde.jpg
José-Tomás Cruz Varela

Inicialmente, si algo está contribuyendo a la desaceleración económica española, nadie cuestiona que en gran parte obedece a la ausencia de Gobierno que estamos padeciendo. Vivimos en un contexto internacional incierto y cargado de enfrentamientos comerciales que, con independencia del mantenido entre EEUU y China, está afectando a todos los mercados, incluidas las Bolsas a nivel mundial.

Más concretamente, centrándonos en nuestra inestabilidad económica, la incertidumbre está afectando a múltiples sectores de peso, entre los que cabría destacar, como ejemplo, la sensible caída del sector automovilístico o el desplome de la venta de pisos, etc. En otro orden de cosas, como mayor o menor aceptación y en lo que a la política se refiere, el logro de pactos de Estado es imprescindible para la puesta en marcha las necesarias reformas precisadas por nuestra economía, algo para lo que, aparentemente, nuestros líderes políticos actuales se sienten incapaces.

Para la mayoría de los ciudadanos, lo que en realidad ocupa y preocupa a los políticos es medrar en sus respectivas formaciones, acceder a puestos con mayores responsabilidades y con retribuciones superiores. En cuanto al presidente en funciones, Pedro Sánchez, continúa dando bandazos y aterrándole la dudosa idea de tener que incorporar algún día a representantes de Podemos como ministros en su Gobierno, lo cual momentáneamente no parece viable. A nivel personal continúa desnortado, perdiendo el tiempo y alegando últimamente que, a finales del presente mes de agosto o primeros de septiembre, tiene previsto reunirse una vez más con Unidas Podemos (qué mal suena) para exponer un plan de soluciones al que los ciudadanos, una vez más, no le prestarán el más mínimo caso. 

Últimamente va quedando más claro que la obsesión principal del ambicioso presidente en funciones pasa por eliminar a Podemos, ya sea en septiembre o destruirlos en noviembre. Todos ambicionan ocupar espacios que, en la mente de Sánchez, única y exclusivamente están destinados para él. Persigue la investidura pero a poder ser gobernar sin pagar precio.

Para otros, la estrategia consiste en atemorizar a Podemos y, si es es factible en septiembre, gobernar cuanto antes y evitar los peligros que conllevan las campañas de unas elecciones. Todo vale con tal de evitar la factura de la coalición y, en último extremo, aceptar los comicios sin maltratar a sus líderes ni al partido. Resumiendo, Sánchez pretende ser presidente de un Gobierno de un solo color y, en su defecto, con una presencia testimonial de Podemos.

Todo parece indicar que cada vez es mayor el número de personas que se decantan por la celebración de nuevas elecciones, si bien Sánchez no se manifiesta por aquello de llegar a un acuerdo con Podemos y las fuerzas independentistas en el último momento que cambie la situación… ¡Tiempo al tiempo!

COMPARTIR: