El Comentario

El Comentario


Alberto González

A vueltas por la bandera

Alberto González Alberto González

La bandera en los balcones con crespones negros, en la muñeca, en el reloj, en la mascarilla… la gran bandera de Colón y las banderas en las manifestaciones de la ultraderecha, pero no solamente la constitucional en el caso de las manifestaciones en la que aparecen banderas inconstitucionales de la Falange, de la dictadura con el águila y algunas más de las que hacen gala los nostálgicos del franquismo y que han acompañado a esas caceroladas que tenían lugar desde los balcones con el fin de derrocar a un gobierno legítimo elegido democráticamente a través de las urnas, no se entiende el por qué de esas banderas inconstitucionales de quienes manifiestan amar tanto a la bandera tricolor, o tal vez es que la nostalgia les lleva a pensar que habría que dar un salto para atrás en la historia y volver a esos tiempos tan añorados por cierta gente que dicen ser muy constitucionalistas y que en tiempo del confinamiento perdieron las libertades que clamaban por ellas, ¡valiente paradoja que los nostálgicos de esos cuarenta años de dictadura digan que se les coartaba la libertad! ¡Vivir para ver!

La bandera es el símbolo de una nación, en este caso la bandera constitucional que así se decidió, a la que hay que respetar, y que no es algo con lo que se juegue a voluntad de algunos que se creen que por llevarla a cuestas son más patriotas, lo que ocurre es que de tanto manosearla la están ensuciando y en realidad habría que ver si verdaderamente la quieren o es simplemente una excusa para aparentar lo que en realidad no son; la utilizan  a su conveniencia. La bandera no da de comer, lo que da de comer son las acciones de los gobiernos que están bajo esa bandera constituidos legalmente que  miran por sus gobernados y si llevamos la bandera a gala por ser el símbolo de nuestra nación, no podemos ir a Europa a boicotear los intereses de España para que no lleguen esas ayudas que se necesitan, ya lo dijo en una ocasión el PP, “dejemos que España se hunda que ya la salvaremos  nosotros”, o cuando Aznar llamaba pedigüeño a Felipe González por pedir ayudas a la Unión Europea y el remate ahora ante una situación gravísima el PP sólo pone chinas al gobierno; estos son lo patriotas de la bandera ¿patriotas de qué? ¿de sus intereses? ¿pero qué tipos de intereses? ¿electorales porque no admiten que haya un gobierno de izquierdas que verdaderamente se preocupe por todos los sectores de la población?

Resulta curioso como alguno, al parecer un político que usa tanto la bandera, no hizo la mili porque se libró de ella a base de prórrogas por estudios, pero si tanto ama a España y a la bandera podría haber hecho la mili y jurar bandera, algunos hicimos la mili, juramos la bandera y la respetamos porque es lo que hay que hacer y nos consideramos patriotas, ni más ni menos que quienes la llevan puesta en determinados sitios.

La bandera no puede ser el símbolo que divida a una nación y cuando por determinados partidos y grupos se hace un uso intencionado con ánimo de decir: aquí estoy yo, soy más patriota que nadie porque llevo la bandera consigo, pero luego resulta que ese patriotismo se convierte en repudiar al inmigrante, al que no es igual que tú, a quien no piensa igual que tú, a quien tiene una orientación sexual distinta, entonces esa bandera no es realmente dignificada, está siendo más bien dañada.

Y no digamos si ya te encuentras con un juicio sumarísimo realizado por una serie de personas en una galería de tiro en la que se condena a Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Marlaska, Irene Montero y Pablo Echenique y un individuo dispara sobre la diana de cada uno de estos y lleva puesta en la muñeca  la bandera de España y al final hace el gesto de triunfo ¡vaya uso que está haciendo de la bandera!, qué pena, qué falta de respeto hacia el símbolo de todos, eso todavía en este país es aplaudido por una parte de la población.

Jugar con la bandera no es amarla, utilizar la bandera para intereses propios no es amarla, buscar el ser más patriótico el que lleva la bandera en la muñeca que quien no la lleva no es amarla, envolverse en la bandera para despreciar a quien no piensa como tú no es amarla, hacer de la bandera un referente para no ayudar a un semejante que busca una vida mejor, no es amarla, así se podrían poner cantidad de ejemplos de cómo  no se ama a la bandera, simplemente se la utiliza.  La bandera se dignifica y se ama ayudando a la gente que lo necesita, teniendo una educación y sanidad públicas de calidad que amparen a todos, y unos servicios sociales que no dejen atrás a nadie cuidando de nuestros mayores, dando cabida en nuestra nación a quienes lo necesiten, sin distinción de raza, religión o ideas, ayudando a los autónomos y pequeños y grandes empresarios  que den trabajo digno a la gente, así se ama a la bandera, se la dignifica y se la reconoce como el símbolo que une y no divide, lo demás es patrioterismo de lo más ruin e interesado.

Un país se forja con el trabajo de todos y todas sin buscar algo que lo divida y menos la bandera. La bandera, símbolo de la nación española, debe ondear de forma limpia sobre todos los españoles, nadie tiene  su patrimonio y nadie se puede aprovechar de ella  para que en su nombre se cometan los mayores abusos, hacer el mejor uso que se pueda de ella, es engrandecerla, hacer un uso interesado es empequeñecerla, despreciarla y minusvalorarla  tanto ante el pueblo español como ante las demás  naciones. No la manoseemos demasiado, cuidémosla en tanto en cuanto sea la bandera legítima de España.

Ahora es el momento de demostrar que la bandera sirve para unir en torno a un proyecto común para reconstruir España, proyecto que lógicamente debe liderar el gobierno salido de las urnas  porque no es momento de elecciones ni de enfrentamientos estériles que  no van a beneficiar a nadie, y querer tumbar a un gobierno legítimo para obtener unos resultados parecidos, según dan todas las encuestas ¿y después qué? ¿seguimos votando hasta cuando? No nos engañemos, hay que bajar el listón de la crispación, unir fuerzas, hacer propuestas, llegar a consensos y levantar cuanto antes la nación, si no se toma ese camino buscando el interés general, no habrá bandera que nos respalde.

Compartir
Update CMP