El Comentario

El Comentario


Alberto González

El camino por el que nos lleva la pandemia

Alberto González Alberto González

Hace unas semanas hubo elecciones en EEUU, y aunque todavía el resultado no es definitivo, ni Trump reconoce la derrota, que es a lo que todo le lleva, independientemente de los recursos interpuestos, digo que, a la vista del triunfo que todo apunta como ganador a Biden, es posible que EEUU caiga en una crisis institucional, y la mayor democracia del mundo se vea amenazada. Crisis que podría tener consecuencias en el resto del mundo, sobre todo, en las democracias europeas, pues no debemos olvidar que el Trumpismo no termina con la derrota de Trum, ya que el señor Banon, adalid de ese Trumpismo, se dedicó a extender la semilla por países europeos, y le salieron en ellos alumnos muy aventajados.

Lo dicho anteriormente, no deja de te tener interés para ver el camino que el dichoso bicho está marcando, y apunto que está marcando, porque esa es la realidad, y para ello basta fijarse en lo que ocurre en nuestro país. Veo que la política no se la valora en su justo término, tal vez porque los políticos no están a la altura, o quizás seamos los ciudadanos los que no somos capaces de entender que la política es el camino mediante el diálogo para solucionar los problemas.

Es muy común oír a la gente que los políticos son todos iguales, que yo no entiendo de política, que no soy de izquierdas ni de derechas, que por aquí y por allá, pero yo no hago nada por nada, ni por nadie para ayudar a salir del atolladero, pero eso sí, a mi que el gobierno me ayude todo lo que pueda y se las apañe sin mi ayuda y comprensión, pues para eso están, y si alguien defrauda encima se dice que es muy listo, en lugar de sancionar su actuación.

La política, en estos momentos, se parece más bien a una telenovela que a otra cosa, se está más en el cotilleo, en el insulto y otras cuestiones que sobre los problemas reales a resolver, y en la gresca continua en el Parlamento, partidos que no hacen propuestas, y que lo único que pretenden es que el gobierno caiga, su obsesión diaria.

Algún expresidente se dedica a llamar al presidente actual “tonto útil”, desde luego que vaya nivelazo de crítica, ha tenido que estrujarse poco el cerebro, menos mal “que España va bien” que es lo que tenía siempre in mente o “váyase Señor González” y vengo yo para meternos en la guerra de Irak; este señor llamaba a  ETA “Movimiento Vasco de Liberación Nacional” quien también acercó a etarras a cárceles vascas, en fin, mejor no seguir, debería mirarse a menudo al espejo para verse con claridad . Es la España del insulto, de la sinrazón y que no aporta nada.

O algún exministro de la “patada en la puerta” que se dedica a hacer ronda por las televisiones, que estas lógicamente aprovechan el morbo para ver como  pone verde a sus antiguos compañeros, política de cotilleo más que política de verdad, típica de  esos programas.

No digamos de quien decía que “el que se mueva no sale en la foto” si en su época se hubiese dicho lo que algunos dicen ahora, con menos motivos, seguro que buscaría la expulsión del partido, bueno, no la buscaría, se le echaría de forma fulminante; acertada la frase de Maravall en una entrevista “que Guerra se una a la foto de Colón”. Y es que la realidad del país ha cambiado, y a la vez los partidos políticos tienen que adaptarse a esa realidad, lo contrario sería no ver lo que está ocurriendo.

Otro expresidente cuando habla se cree en la posesión de la verdad absoluta, y no le importa bajarse a unos niveles que no se corresponden con quien fue en su época, y que desarrolló una política que puso a este país en la vanguardia de Europa y del mundo, no se resiste a creer que su tiempo ha terminado, y que las nuevas generaciones piden paso y son las llamadas a construir el presente y futuro, bien está de sus consejos, pero no de querer erre que erre seguir en las mismas, pero estos no están solos, hay que apechugar con los desleales actuales, quienes no son capaces de decir las cosas donde corresponde, y no pasearse por lo medios para destacar o decir, aquí estoy yo, soy el más valiente porque digo a la gente lo que nadie se atreve, y lo digo en los medios, pero no donde lo tengo que decir primero y a la cara, se consideran más listos, y aquí no hay nadie más listo que nadie, se trata de trabajar para sacar al país adelante.

Menuda escandalera con Bildu (partido que no tengo nada en común con él) por los errores cometidos en el pasado, pero ahora apoyan propuestas, salario mínimo, ingreso mínimo vital, reforma de las pensiones… y  si están en el Parlamento pues están y  están legalmente, y hay que convivir con ello porque las leyes determinaron que se podían presentar a las elecciones, y porque los ciudadanos les han votado. En este aspecto hay mucha hipocresía, y gente que se envuelve en el terrorismo constantemente queriéndose aprovechar de las víctimas, víctimas que los familiares de ellas, en ocasiones, son más condescendientes que esos partidos aprovechados. Ahí están las afirmaciones de Consuelo Ordóñez, hermana de Gregorio Ordóñez, víctima de ETA y que demuestra el patriotismo que otros dicen tener y no tienen.

Consuelo Ordóñez en un mensaje a PP y Ciudadanos: “no sufráis por mí, no penséis por mí, no os apropiéis de nuestro dolor”, “Ojalá más de la mitad de las VT pudieran leer está noticia !Basta ya!”. Además le ha pedido a Pablo Casado que escuche el testimonio de la viuda de Vicente Zorita, trabajador de Altos Hornos y de Alianza Popular. También a Rivera le ha dicho: “Apretad el botón verde a nuestros presupuestos que nosotros concederemos privilegios a los que apretaron el gatillo y mataron a Blanco y Ordóñez. Qué tristeza y que vergüenza”.

Eulalia Lluch, hija del compañero Ernest Lluch: “ETA forma parte del pasado, y ahí tiene que permanecer”, “es vergonzoso que los partidos hagan política con las víctimas, manoseándolas de forma grosera".

Ambas declaraciones me parecen de una gran talla moral viniendo como vienen de dos personas que han sufrido, sufren y seguirán sufriendo por unos seres queridos que les fueron arrebatados de una forma brutal, pero que en estos momentos consideran que la situación del país requiere de un esfuerzo común para salir adelante. Su generosidad es encomiable al igual que su patriotismo, así es como se demuestran las cosas, con ello no creo que tengan que olvidar, pero se han dado cuenta de que el país debe seguir adelante.

Desde luego que hay que estar en la piel de quienes han sufrido y sufren por estas personas, por eso se me pone la carne de gallina cuando dicen lo que dicen, y desde luego, que por mi parte es digno de los mayores reconocimientos porque veo que quieren a su país, y quieren apoyar unos presupuestos que no dejen a nadie atrás, y eso es  patriotismo de verdad, sin peros, es más digno de alabanza que el estar plantando banderas, que por cierto, la bandera es un símbolo respetable, pero es un símbolo, y los presupuestos pueden llenar los bancos de alimentos que están vacíos y sirven para dar de comer a mucha gente que lo necesita, y que en un país que se precie, como España, no se puede permitir que haya gente rebuscando en la basura, vergüenza nos debería dar, y que no tengan un techo… Estamos en el siglo XXI y esto no es de recibo en una España que forma parte de los países mas avanzados del mundo.

La pandemia no puede llevarnos por un camino de egoísmo, de exclusión del que no tiene, de la bronca diaria, del insulto al que gobierna, sea del partido que sea, así no se arreglan las cosas. La democracia es diálogo, intentar convencer al de en frente, con argumentos claros y sin odio, y si al final no se consigue pues se resuelve con el juego de la votación, y las mayorías deciden, mayorías que siempre estarán apoyadas en el voto que les dimos los ciudadanos.

Voy a terminar como empecé, refiriéndome a EEUU, recordando el esperpento de lo que está ocurriendo  al ver la cara sudorosa del abogado de Trump sobre lo que dice que es un fraude electoral, pues si esta es la democracia a seguir en el resto de los países democráticos del mundo, yo le digo al mundo que se pare, que me bajo en la próxima.

Compartir