19 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
El Comentario

El Comentario

Roberto RINCÓN

De bien nacidos es ser agradecidos

2019/07/10/112618_79071_126_roberto-rincon.jpg

Ha pasado más de un mes de las elecciones regionales,  y ya tenemos nuevo gobierno de mayoría absoluta del PSOE, con el Sr Page a la cabeza.

En esta ocasión no voy a entrar en la gran capacidad de sus miembros. Tal vez lo haga cuando vea sus declaraciones y rentas y comprobemos el amplio bagaje profesional y formativo que atesoran algunos de ellos. Sin duda que deben estar plenamente capacitados para los retos que esta región y España afronta. No hay más que oírles posicionarse contra los desvaríos del candidato a presidir nuestra nación, para tenerlo claro.

Pero es hora de agradecer los servicios prestados durante la pasada legislatura, que han culminado con la mayoría absoluta del PSOE.

En primer lugar hay que agradecérselo a los sindicatos de los pactos ya que sin ellos la paz social, o mejor dich, la sumisión sindical, no habría sido la que ha sido.

Y en segundo lugar a esos dos diputados de Podemos, dos pobres ilusos que creyeron poder cambiar el paso del aparato que lleva gobernando esta región lustros y lustros –y lo que te rondaré morena-, y que sucumbieron al glamour de la moqueta, la capacidad de enchufar a unos cuantos asesores y el empaque de ser alto cargo.

A estos dos, les debemos que ahora la administración tenga dos nuevas consejerías –subterfugio para sustituir los dos inventos que Page les otorgó para calmar sus ansias de poder-. Estas si son consejerías, con más altos cargos, asesores y puestos.

Consejerías que, una vez más, supondrán un nuevo movimiento de funcionarios, modificaciones a  la medida de la administración de las relaciones de puestos de trabajo, y quién sabe si cambios de sedes, sin que durante cuatro años se haya abordado una negociación real y práctica de todos los puestos de trabajo y los problemas reales que tiene esta administración, entre los que se encuentra la proliferación desmedida de la externalización de servicios públicos.

A ellos debemos agradecer que el Hospitalito del Rey siga cerrado, y los sindicatos de la mesa negociadora se hayan tragado el sapo del paripé de RPT, que supuestamente iba a iniciar su apertura. Eso se ha traducido en la continuidad de la consejera con afinidad sindical.

Hay muchas cosas que deberíamos agradecerles, como que la ley de empleo público siga sin desarrollarse; que no haya carrera profesional y donde la había haya trabajadores que la cobran y otros no; que sigamos sin recuperar la acción social; que hayamos perdido parte de nuestras retribuciones durante 3 años de gobierno socialista, pretendidamente recuperado con un 0,5% -con el apoyo sindical, todo hay que decirlo-; y en fin, que vayamos a disfrutar del rodillo continuista del anuncio y el paripé, mientras la vida sigue igual… o casi, como cantaría aquel.

Pues eso, que os lo agradecemos, y yo lo hago constar.

COMPARTIR: