El Comentario

El Comentario

CARMEN QUINTANILLA

Los ciudadanos harán posible la conciliación

2019/03/22/94196_img_62de.jpg
Carmen Quintanilla

En nuestra sociedad, en materia de igualdad, desde hace años, se conmemora el Día Internacional de la Mujer, el día de la Mujer Rural o el Día Contra la Violencia de Género. Pero no existía un día que sensibilizara y concienciara sobre la Conciliación y la Corresponsabilidad. Por ello, presenté en el Congreso una iniciativa con el propósito de avanzar en materia de conciliación de la vida familiar, laboral y personal y en la corresponsabilidad. Lo hice porque, sin ninguna duda, la conciliación y la corresponsabilidad siguen siendo una de las grandes asignaturas pendientes en España. Esta dificultad para conciliar la vida familiar, personal y laboral provoca que las mujeres sigan siendo mayoría cuando hablamos de contratos temporales, de contratos fijos-discontinuos y de trabajos sin contrato.

Quiero aportarles unos datos que son importantes para nuestra vida. Muchas mujeres en edad de trabajar están inactivas porque son ellas quienes, en mayor parte, se ocupan del trabajo doméstico o del cuidado de los hijos y familiares dependientes. Mientras que las mujeres dedican 93 horas a la semana al trabajo doméstico, los hombres dedican 60. En el caso del cuidado de los hijos, las mujeres dedican 38 horas semanales y los hombres 23. Por otro lado, el 90 % de los inactivos por labores del hogar son mujeres, frente al 10 % de varones.

Estamos hablando de que casi 3.350.000 mujeres se quedan fuera del mercado laboral por cuidar de su familia. Además, el 97 % de los ocupados que trabajan a tiempo parcial para hacerse cargo de sus hijos, son mujeres. Esta dificultad de conciliar la vida familiar con la laboral es la principal causa de que casi dos millones de mujeres no tengan empleo y ni siquiera lo busquen, frente a tan sólo 130.800 hombres que no tienen trabajo ni lo buscan por este motivo. Es verdad que en los últimos años ha habido avances en favor de la conciliación de la vida laboral y familiar. En 2018 vivimos un hecho insólito: por primera vez se solicitaron más permisos de paternidad (255.351) que de maternidad (252.706), y creció un 10,3 % el porcentaje de excedencias masculinas para cuidar a familiares dependientes. Este mayor grado de corresponsabilidad indica que los hombres empiezan a ser cómplices, y se debe en gran medida a las políticas impulsadas por el gobierno del Partido Popular de Mariano Rajoy.

Por primera vez en España se consiguió regular el teletrabajo y fue posible que ambos progenitores pudieran ejercer el derecho al permiso de lactancia. Además, se redujo la jornada de los trabajadores y trabajadoras para el cuidado de menores de 8 a 12 años; y se introdujo un suplemento en la pensión contributiva de las madres, de forma progresiva en función del número de hijos. Así mismo, para mejorar la conciliación de los autónomos y autónomas, se impulsó una Ley integral con medidas que permiten que puedan conciliar mejor su vida personal y familiar, como la exención del 100 % de la cuota de autónomos durante un año para el cuidado de menores o dependientes.

Gracias a estas medidas, hoy podemos decir que el número de permisos de paternidad se acerca cada vez más a los de maternidad. Pero este grado de corresponsabilidad entre padres y madres no debe limitarse solo al cuidado de los hijos en las primeras semanas, debe extenderse al cuidado durante toda la infancia y también al de los familiares dependientes. Para que esta situación sea posible aún queda lo más difícil: que se produzca un cambio de mentalidad tanto a nivel personal como social para que la conciliación de la vida familiar, laboral y personal y la corresponsabilidad sean una realidad en España. Con el fin de que este cambio de mentalidad sea real, y con la intención de concienciar y sensibilizar propuse esta iniciativa parlamentaria. Una propuesta que el Consejo de Ministros aprobó el 23 de marzo de 2018, haciendo posible que hoy podamos celebrar y conmemorar un Día para la Conciliación y la Corresponsabilidad.

Sigamos avanzando porque cuanto más conciliemos y nos corresponsabilicemos más felices seremos. La legislación será un instrumento que tendrá que ir perfeccionándose para optimizar la conciliación familiar y personal. Pero será la coherencia de la ciudadanía, junto con la ley, quien la aplicará dentro de la familia y lo extenderá al ámbito laboral, económico y social.

Carmen Quintanilla, cabeza de la lista del Partido Popular al Senado por la provincia de Ciudad Real

COMPARTIR: