El Comentario

El Comentario


Alberto GONZÁLEZ GONZÁLEZ

Madrid, en el centro de la diana 

Pongamos que hablo de Madrid, dice en su canción el gran Sabina, a parte de que es una gran canción habla de una gran ciudad, sí, Madrid es una gran ciudad, que como otras muchas lo está pasando mal por el dichoso bicho. Yo me quiero interesar  por una ciudad que me encanta y a la vez me preocupa, y me preocupa porque en ella, como otras muchas gentes, tengo la mayor parte de la familia, y por tanto la inquietud es máxima. 

Últimamente los políticos que tienen la responsabilidad de gobernar la Comunidad de Madrid, se parecen más a los políticos catalanes que siempre estaban con la cantinela de que España nos roba, pues bien, ahora en Madrid dicen sentirse víctimas del gobierno de la nación, un gobierno con el que nunca han colaborado durante la pandemia y al que lo único que han hecho es enfrentarse. 

Cuando los responsables de la Comunidad de Madrid dicen sentirse víctimas por el número de casos que hay, no lo acaba uno de entender porque esos casos son los que dichas autoridades autónomas comunican diariamente, y son los que son, ni más ni menos, y si por desgracia son los peores de España, pues son los peores, habrá que decirlo para que  los gobernantes pongan las medidas oportunas, que al parecer, y según todas las informaciones no han hecho. Esos datos que se producen un día sí y otro también son compartidos, no sólo por los medios de comunicación españoles, están ya presentes en los medios extranjeros como uno de los peores del mundo. Muy preocupante. 

Llegan noticias a diario a través de los distintos medios de las “ocurrencias” de la presidenta Sra. Ayuso, tan pronto dice que es segura la estancia de los niños en el colegio, como que todos los niños se van a infectar, tal vez no piensa lo que dice, o si piensa lo que dice, no sabe el desasosiego que está propiciando en los padres. Y para más inri hemos visto en televisiones esas grandes colas de profesores para hacerse las pruebas PCR echándoles la culpa a ellos por la aglomeración. Y dice que las pruebas se han hecho en septiembre para que los profesores no perdieran días de vacaciones, pues bien ya tienen estos algo que agradecerla. 

Es impresionante la capacidad que tiene para sacudirse el polvo la Sra. Ayuso y echar la culpa a los demás, “balones fuera que vamos ganando”, como diría el refrán. Y en este protagonismo con sus “ocurrencias” la Sra. Ayuso está acompañada del Sr. Aguado que las avala plenamente. El ridículo de la Sra. Ayuso acompañado del esperpento del Sr. Aguado corroborando lo dicho por la Sra. Ayuso, se podría decir tal para cual. La política a seguir es la misma por ambos, y es lógico porque comparten el gobierno de la comunidad y son prácticamente lo mismo Ciudadanos y PP por mucho que quieran vender lo contrario. 

Tal vez a la Sra. Ayuso la tiene el PP para hacer frente al gobierno y desgastarle en su labor de gobernar, que repito hasta la saciedad, que es lo único que hace mayormente, y no le importa al Sr. Casado darle el “piro” cuando así le convenga y no la necesite, al igual que ha hecho con la Sra. Cayetana Álvarez de Toledo.  

Madrid preocupa en toda España, y es lógico que preocupe porque tiene una gran densidad de población que con todos sus derechos pueden,  y tienen necesidad de desplazarse por el resto de España para ver a sus familiares, y a lo que les apetezca, porque son libres de ir donde quieran, a lo que quieran y con todas las de la ley, y no tienen por qué ser los culpables de la transmisión del virus. 

Dada la situación en la que se encuentra Madrid, hemos tenido que ver como a fuerza de presión se han suspendido las corridas de toros que se iban a celebrar, en Alcalá de Henares, San Sebastián de los Reyes y Aranjuez, y en el colmo de los colmos aparece una noticia en un medio en la que la Sra. Ayuso comenta para la suspensión de San Sebastián de los Reyes, que toreaba Morante de la Puebla e iba a ir su amigo Abascal a verle, y se iban a fotografiar juntos: “Vox nos va a reventar, Abascal iba a ir a hacerse la foto”, decía la Sra. Ayuso, de traca la disputa que tienen ambos partidos a ver quien es más taurino, porque ambos se creen, o así lo pretenden ser los que inventaron la tauromaquia,  pero pensándolo bien, en Vox se tienen que estar descacharrando por esta situación al ver como le comen el terreno a un PP desnortado, y a un Ciudadanos que está dando las últimas boqueadas al igual que un pajarillo que agoniza. Entre los dos están allanando el camino a Vox y este sin levantar un dedo. 

Comenté en otro artículo que los presidentes autonómicos no han estado a la altura de las circunstancias en el tema de la COVID 19, y que las competencias en educación y sanidad les han venido anchas, así lo estamos comprobando, pues están más en buscar la culpabilidad, ya no solo del gobierno, sino entre ellos mismos, y para muestra sobra un botón. Aquí tenemos al presidente de Castilla La Mancha sacudiéndose las moscas y cargando contra los madrileños. De chiste las palabras del presidente, “bomba radioactiva vírica de Madrid” ¡toma ya! para nota, ¡ojo  frasecita!¿ quién supera esto?, no se si lleva o no razón, pues no soy tenedor de los datos, pero veo poco elegante las afirmaciones que hace, porque a quienes realmente echa la culpa es a los ciudadanos de Madrid, como si ellos fueran los únicos apestados, así no, por ese camino no, asume tú presidente las responsabilidades, que las tienes como los demás, pues la comunidad de CLM también adolece, de muchas cosas, hay problemas para dar y tomar. Se diría que se está más en buscar titulares para la prensa que soluciones al problema. Luego con pedir disculpas a la Sra. Ayuso todo queda arreglado, bien lo de las disculpas, pero los ciudadanos de a pie vemos como entre los gobernantes se tiran los trastos unos a otros con ocurrencias o declaraciones a destiempo, y a los ciudadanos si les han visto no se acuerdan, que somos en realidad  quienes tenemos todas las de perder. 

Tal vez Madrid necesite una oposición más contundente, de eso se podría hablar, pero el Sr. Gabilondo ha querido colaborar con una presidenta que en el fondo nunca ha recogido el guante que la han tendido, y así es imposible, porque cuando alguien no atiende a razones no es posible la colaboración, y como en política mandan las mayorías, todo se diluye en ellas, si bien es cierto que desde la oposición también se hace política, y a lo mejor sería necesario una moción de censura, moción que sería difícil de ganar y que sí serviría para exponer un programa distinto, pero dadas como están las cosas es una perdida de tiempo. Entonces ¿Qué hacer?¿Una oposición agresiva?¿Qué es una oposición agresiva, enrolarse en una serie de insultos y descalificaciones como pasa en la Cortes Generales, levantar la voz y gritar? No, eso no es así, la oposición se hace con propuestas y si no te hacen caso, pues a seguir con más propuestas imaginativas, tender la mano, y esperar a que las cosas tomen el cauce de la responsabilidad y cambien, que es lo que se pide en estos momentos a gobernantes y oposición, todo lo demás es crispar y enfrentar a la sociedad, algo que es lo último que se debe de hacer en una situación tan delicada. 

Conclusión, no procede una moción de censura que se perdería y apenas tendría recorrido alguno. Vamos, como que no. Como que no, plantear esa moción de censura que algunos sectores están pidiendo, y ahí están las declaraciones de miembros de Ciudadanos que dicen que tienen un acuerdo con el PP para gobernar la comunidad por un periodo de cuatro años, y que por lealtad hacia el PP no van a romper ese acuerdo. Pues muy bien, al parecer, es más importante la lealtad a un partido que la lealtad a los madrileños que son quienes les han votado, aunque se cometan las mayores aberraciones por quienes les gobiernan. “Eso es hacer política para el bien común, lo demás son tonterías según parece”. ¡Ojo las cosas que hay que ver y oír! 

También, como que no una moción de censura en la que se ceda a Ciudadanos la presidencia de la Comunidad de Madrid. Así lo pienso, aunque los datos los tienen quienes deben y serán ellos los que lo valoren y actúen en consecuencia. 

Madrid tiene un problema, como otras ciudades y pueblos, problema grave, sus gobernantes se tienen que poner decididamente a buscar una solución, sin ninguna traba y dejarse de historias para no dormir, los madrileños les pagan para ello, y si consideran que no son capaces, no pueden o no están a la altura de poder resolverlos, lo más normal es largarse, dejar el puesto y buscar a gentes que lo desenvuelvan. 

Madrid es muy difícil de confinar en estos momentos, así lo entiendo, y si es así me hago una pregunta que entiendo útil en caso de que haya una especie de confinamiento, o restricción de la movilidad para sujetar la pandemia: ¿las empresas en las que se puede teletrabajar, lo van a facilitar como ya hicieron con el confinamiento, con el fin de descongestionar los medios de transporte y evitar lo máximo posible los contactos en el trabajo si la situación se complica más? 

No quiero dejar de pasar la ocasión para mostrar un punto de acuerdo con Roberto Martín Ramírez por el artículo publicado en este mismo digital el 8/9/2020 titulado “Enfermera escolar: “Necesidad no resuelta por ignorancia política”. Tal vez haya que ponerse a fondo a pensar y valorar  esta posibilidad que apunta, ver su necesidad y no olvidar su puesta en marcha, si así se llega a la conclusión de que es necesaria, cuanto antes mejor. 

Termino como lo hago últimamente: CUANDO SALGAS, RESPETA LAS NORMAS, APUESTA POR LA VIDA. 

Alberto González González

Compartir