El Comentario

El Comentario

ALBERTO GONZÁLEZ

Mis respetos a Felipe González

2019/05/22/105654_albertogonzalez201talaveraint275colab.jpg
Alberto González

Felipe González, uno de los grandes políticos y estadistas  de talla mundial del siglo veinte que ha dado España, la puso a un gran nivel en el concierto mundial y desarrolló políticas que hicieron que los españoles tuviéramos grandes cuotas de bienestar, vaya por delante mi reconocimiento.

No voy a seguir más por este camino alabando su labor, pues ahí está y la historia  la reconocerá siempre. Mi posición va por otro camino, Felipe González es de los compañeros que se moja, dice lo que siente y tiene la suficiente habilidad para hacerlo y desde luego sabe muy bien lo que dice, tal vez lo que nos pasa a los demás es que no comprendamos y no tengamos la capacidad para saber lo que quiere decir, pero en mi caso no me resisto a comentar alguna cosilla. Hace unos días con motivo de un hecho lamentable por la pérdida de un compañero, sugirió que se deberían integrar en el PSOE las sensibilidades o a las personas que habían desarrollado o apoyado una determinada opción en el partido a la hora de elegir la Secretaría General.

La verdad que entiendo perfectamente su postura, pero hay algo que no comprendo en eso de la integración, si integración la vemos como que hay que dar un cargo a una persona para que siga en primera línea, ejemplo, si a Soraya Rodríguez se la sigue incluyendo en una lista, estoy seguro que no se va a otro partido, es lo que creo hubiera hecho, eso no lo entiendo como  integración.

Cierto que hay mucha gente válida en el PSOE que ha quedado fuera de las listas que se han elaborado para todos los procesos de elecciones que han tenido lugar, no es menos cierto que también hay mucha gente que ha entrado que tiene una preparación adecuada y capacidad de trabajo.

Si para que se produzca esa integración hay que seguir dando puestos a perpetuidad a  quienes han estado muchos años ostentándolos, a mi juicio, no estaríamos en lo que debe ser la esencia de un partido, estaríamos haciendo de ese partido una oficina de colocación y por tanto, desvirtuando la razón de ser y el por qué se han constituido los partidos políticos para ser quienes vehiculen la democracia.

Pienso  y,  además una de las cosas que más valoro, y creo que también se valora por una gran mayoría de los españoles, es el hecho de que cuando alguien ha servido a España asumiendo y desarrollando ciertas responsabilidades, cuando estas han llegado a su fin,  que la persona en concreto vuelva a su trabajo y desde esa posición siga defendiendo las ideas que le llevaron a la política y no se coja un berrinche, esa  es la integración que yo entiendo y no hacer de la política una profesión, que  respeto si alguien lo consigue, pero no comparto.

No sé si Rocío de Frutos que ha sido diputada en la anterior legislatura por el PSOE pertenece o no al partido, a mi eso me da igual, pero lo que alabo de esa exparlamentaria es el trabajo que ha hecho en el Parlamento elaborando y defendiendo la nueva ley que obliga a los empleados a fichar para evitar los abusos de horas extras sin remunerar de las empresas. Ahora ha vuelto a lo que es su trabajo, ha dejado de ser parlamentaria y seguro que desde esa nueva posición va a seguir teniendo sus ideas y defendiéndolas, ese es el camino, terminas tu responsabilidad en un determinado puesto y desde la nueva situación que tengas, trabajas.

La integración no debe conllevar crear un tapón y no dar paso a cantidad de compañeros y compañeras y otras gentes que no pertenezcan al partido, pero que compartan su programa y que son igual de válidos que quienes han asumido responsabilidades, y ojo, no hablo de la edad pues renovar, para mi está en tener ideas frescas y defenderlas  por quienes van a desarrollarlas con pleno convencimiento y a trabajar sin mirar a otra parte.

Mis respetos a Felipe González al que no es mi intención enmendarle la plana porque él piensa como piensa y yo lo veo de otra manera, en esta ocasión, o tal vez no he captado con precisión lo que ha querido decir. No obstante, la riqueza está en la diversidad de ver las cosas y yo desde estas líneas lo único que puedo hacer es felicitar a alguien como Felipe González que hizo de España una gran nación.

Estamos en un tiempo nuevo, la vida pasa y, por tanto, los nuevos tiempos en el presente  y en el futuro que espera a esta gran nación tienen nuevos dirigentes y hay que estar con ellos y ayudarles, no sin que reciban la critica necesaria, pero poniendo todo lo mejor de nuestra parte para que nosotros y nuestros hijos y nietos tengamos un presente y un futuro mejores.

COMPARTIR: