El Comentario

El Comentario

ALBERTO ROJO

El Supremo da la razón a Guadalajara

2019/03/20/93933_p1c5qjnhj1atfkd1e67211fs.jpg
Alberto Rojo

El Tribunal Supremo ha decidido hace tan sólo unos días la anulación de parte del Plan Hidrológico del Tajo aprobado por Rajoy, por no respetar los caudales ecológicos que garanticen la sostenibilidad del río. Es una sentencia histórica en materia de agua que, unida a la legislación europea que refrenda esta misma tesis, da la razón a los pueblos ribereños, a los colectivos ecologistas y a todos los que hemos defendido que para respetar el río hay que poner fin al trasvase Tajo-Segura.

El trasvase representa el principal factor de alteración hidrológica del Tajo a su paso por Castilla-La Mancha. Son numerosos los informes técnicos que lo refrendan, entre ellos, los que ha presentado en mano el presidente de Castilla- La Mancha ante la Comisión Europea. Y es que un río como el Tajo no es un conjunto de tuberías por las que circula el agua. Es mucho más y especialmente para las gentes de Guadalajara y de Castilla La Mancha: se trata de un ecosistema muy valioso donde, además del agua, coexiste fauna integrada por sus peces, aves, insectos y todo tipo de especies.

El río es, además, fuente de desarrollo para nuestros pueblos, que ven alejarse por la tubería del trasvase su futuro y la sostenibilidad ambiental de su entorno. Hoy en día, circula más agua por el trasvase Tajo-Segura que por el propio río Tajo. Es un sin sentido, una aberración ambiental y social que requiere con urgencia ser resuelta mediante un diálogo sereno sobre la alternativa de futuro al trasvase.

La normativa europea y ahora la sentencia del Supremo nos acercan al fin del trasvase y de la política de agua diseñada por Rajoy y por Cospedal, que tanto daño está haciendo a esta tierra. Aumentar el caudal natural del Tajo, como establece la ley y la sentencia, implicará necesariamente restar agua al trasvase. Es la única alternativa para respetar el río y, con ello, los intereses de la ciudadanía de Guadalajara y de Castilla-La Mancha. Personalmente me siento muy orgulloso de pertenecer a un partido que ha defendido los intereses de esta tierra por encima de todo; que ha criticado los trasvases los ordenase quien los ordenase; que está dispuesto a enfrentarse con compañeros de partido de otras regiones por defender el agua. Eso no lo pueden decir otras formaciones. Creo que es una buena carta de presentación ante la ciudadanía: primero Guadalajara y luego todo lo demás.

Alberto Rojo Blas es candidato a la Alcaldía de Guadalajara por el PSOE

COMPARTIR: