El Comentario

El Comentario


Alberto González

En este país hay que rebajar la tensión en todos los órdenes de la vida

Alberto González Alberto González

Es algo urgente y muy necesario, España no puede seguir con los niveles de tensión que hay, tanto en las instituciones, empezando por el Parlamento, como en las redes sociales y en la vida común, debemos dejarnos de dimes y diretes e ir todos en la misma dirección, aunque a estas alturas de la película parece casi imposible, pero espero que cuando el maldito virus vaya cediendo también ceda la crispación.

Es  hasta lógico que ante esta pandemia y cualquier problema de un  país se apunte siempre como culpable a quien en esos momentos está al frente, no obstante una cosa es hacerle responsable  de los errores que puedan cometer y otra muy distinta dedicarse a todo tipo de insultos, descalificaciones y palabras tan gruesas que sólo pueden salir de la boca de quienes no tienen argumentos y  no aportan soluciones.

Desde que Pedro Sánchez ganó las últimas elecciones y formó gobierno, nunca la derecha le ha reconocido como gobierno legítimo y eso en una democracia cuando no se admite el resultado  de las urnas empieza a resultar peligroso porque está deslegitimando esa misma democracia, y por ese camino no se llega a ninguna parte, bueno sí puede resultar un camino tan pedregoso que resulte intransitable para todos.

Pedro Sánchez nunca ha sido bien visto por la mayoría de los poderes fácticos del país, la banca, el empresariado y la mayoría de los medios de comunicación, no ha tenido ni un momento de respiro, se le ha atacado por todas partes y aunque suba el salario mínimo, ponga un ingreso mínimo vital, suprima el despido por baja médica... nunca hará nada bueno, es un rojo peligroso y además es “mala persona”, y miente todo lo necesario por el coronavirus, se le llama el “enterrador” como se le ha llamado asesino, no hay límite para decirle lo que parezca necesario, es tan malo que ya no hay adjetivos que no se le hayan puesto.

No entiendo cómo puede haber mentes tan retorcidas que crean de unos gobernantes en esta situación cantidad de historias: ¿realmente cree esta sociedad que Fernando SimónIlla y Pedro Sánchez son unos malvados que quieren lo peor para nuestra sociedad? Si alguien está en esta tesitura es más malvado de lo que yo pienso, admito todos los errores que se hayan cometido pero nunca voy a admitir la maldad que se les achaque por una parte de la sociedad porque si es así es mucho más malvada  esa parte de la sociedad de lo que creía, pero Pedro tienes las espaldas muy anchas y ciudadanos que se saltan la ley te podrán echar las culpas y sírvase a gente como este grupo de 50 personas de Toledo del día 7 veo la noticia el día 8 en este digital: “ Desalojada una fiesta con más de 50 personas en una casa de Toledo; hay 29 denunciados pero el resto huyeron” y más adelante continúa: “Uno salía del frigorífico, otro debajo de la cama, de armarios, del trastero, de la terraza…”, bueno ahí la noticia, creo que sobran los comentarios, simplemente quería traerla a este artículo como una anécdota de las muchas que hay y que afectan a la responsabilidad de los ciudadanos.

En esta pandemia nos vamos conociendo un poco más los españoles, no voy a distinguir entre buenos y malos, porque ni soy quien, ni estoy capacitado, ni es mi cometido y por supuesto sería por mi parte un ejercicio de cinismo, pero sí que he visto con mucho interés el deporte que se ha ejercido contra personas como las citadas anteriormente (Pedro, Illa, Simón), ese deporte de insultos en radio, televisión, medios escritos, redes  sociales y en los ambientes de la calle, no he oído a ninguno de los tres decir una palabra más alta que otra, ni salida de tono.

A poco que se sigan los acontecimientos, hemos visto como Pedro Sánchez pidió perdón en las Cortes por los errores cometidos en la gestión del coronavirus, el único presidente que lo ha hecho, o ¿se conoce algún presidente de otro país que lo haya pedido?, eso demuestra la talla de un presidente por mucho que se le quiera defenestrar o ¿saben por qué se le quiere  echar? Porque a través de las urnas no han podido y por eso ahora hay que cargar las tintas para que se vaya y no importa el coronavirus, a esta derecha echada al monte lo único que le importa es coger el poder porque es suyo por naturaleza, y si no le tienen es porque se le han usurpado.

Se ha escrito mucho sobre este gobierno, se escribirá mucho más, habrá medios que le tirarán a degüello porque solo buscan que caiga, buscarán todo lo peor de lo peor, demostrando poca objetividad y dando opiniones sacadas de contexto o que no se ajustan a la verdad, pero seguramente que veremos a algunos de esos medios que no tienen escrúpulos tener que rendirse a una realidad de los hechos venideros, porque hay muchas posibilidades de que el país en poco tiempo salga del agujero del coronavirus y también del agujero económico (una lanza por el optimismo del Banco Sabadell en este aspecto) porque sin duda la cantidad de medidas que este gobierno ha puesto a disposición de la economía van a dar su resultado más pronto que tarde y todos esos agoreros, mal pensados y gentes desconfiadas verán que Pedro Sánchez no era un malvado, si no que era un presidente preocupado por sus gentes, trabajador y con gran capacidad de aguante ante tanto improperio, falta de respeto, de educación, de insultos de mal gusto, de barbaridades de toda clase, de soportar las peores villanías, entonces será el momento de que todas esas gentes le pidan perdón a él, o al menos digan que se equivocaron en su exabruptos, pues el rectificar es lo que define la talla de las personas.

Yo levanto una lanza por este gobierno, creo en su proyecto, creo en lo que está haciendo sobre el tema del coronavirus, creo en las medidas económicas que está poniendo en marcha y en definitiva creo que Pedro Sánchez puede ser lo mejor que nos ha tocado en esta situación. Eso creo, es mi opinión y la de mucha gente de este país, Pedro es el ejemplo de la persona valiente, que no se arruga ante la adversidad, así lo ha demostrado, jamás nadie tuvo tantas dificultades en el camino para llegar a donde ha llegado y eso es un valor a tener en cuenta.

No puedo terminar este artículo sin hacer referencia a un hecho que me ha dejado un poco fuera de lugar porque creía, ingenuo de mi, que esas situaciones eran de otros países, pero  estaba equivocado, hecho que puede tener consecuencias para la compañera Susana King Mata que vive en Ocaña y procede de Guinea aunque lleva en España treinta y ocho años, me preocupa ella y su hija y a las presiones o vejaciones que se las  puedan estar sometiendo y todo ello por el color de su piel, es la razón que veo. No no es posible que esto pase, hay que poner solución a este tema, si  no es así pensaré que este país no avanza en ciertos derechos, más bien se retrocede; el color, la raza, la religión… no son objeto de discriminación y así lo certifica nuestra Constitución, hagámoslo realidad y nos dejemos de palabras altisonantes y de hipocresías, el ser humano está por encima de todo. Ánimo, Susana y a quienes estáis a su alrededor mostrándola apoyo, también tienes el apoyo de los que no estamos cerca y si no fueras compañera exactamente igual, es de justicia que un país como España acogedor deseche esos conatos de racismo que se puedan dar en alguna situación, hay que desterrarlos, denunciarlos y repudiarlos. Estoy contigo.

Compartir