El Comentario

El Comentario


Alberto González

Leyes que no obligan

Alberto González Alberto González

Ahora estamos en trámite de la Ley de Eutanasia, antes se aprobaron la Ley del Divorcio y la Ley del Aborto, son tres leyes que no obligan a los ciudadanos, es decir, la Ley del Divorcio no obliga a nadie a divorciarse, la Ley del Aborto no obliga a ninguna mujer a abortar y la Ley de la Eutanasia, no obliga a nadie a acabar con su vida, las tres son leyes que ofrecen garantías a quienes tengan necesidad de utilizarlas.

Yo a las tres leyes las llamo de la hipocresía, me explico, son leyes que  cierta parte de la sociedad, la derecha y la iglesia no las admiten y quieren imponer al resto su criterio, mas bien por cuestiones ideológicas religiosas, cuestiones que en algunos casos quienes quieren imponerlas no las cumplen o juegan a su libre albedrío, es decir, las utilizan a conveniencia pero no ven bien que los demás tengan la opción de utilizarlas.

La hemeroteca es muy sabia, bueno no es que sea sabia, es que guarda todo aquello que se dice y luego nos lo recuerda, y en esto se pueden poner algunos ejemplos. Vayamos por partes; si buceamos en esa hemeroteca, encontramos como un determinado político, de derechas, luchó bastante para que no saliera adelante la Ley del Divorcio, y mira por donde se ha aprovechado de ella divorciándose tres veces, no importa, pues las personas de “bien” no está mal visto que hagan esas cosas, eso queda para ateos, y otras religiones, no para quien es creyente, pues el creyente se arrepiente y el pecado es perdonado.

La Ley del aborto ¡qué tiempos aquellos! en los que la gente “bien” iba a abortar a Londres, porque tenía recursos y podía, y una vez abortaban volvían sin ningún pudor, y digo gente de “bien” porque así era, y cuando regresaban todo normal,  sin ningún problema, aunque fuera creyente pues quedaban perdonadas, tal vez a lo mejor ganaba algún tipo de indulgencia como pasaba con los cruzados por matar infieles. Sin embargo, quienes no  podían permitirse el ir a Londres tenían que abortar como fuera poniendo en peligro su vida, y además, saltándose la ley con el castigo correspondiente si la pillaban. Y aquí tenemos un día si y otro también en la puerta de las clínicas que practican abortos gentes que muestran su disconformidad. Me gustaría saber si al igual que la persona anterior, el que se divorció tres veces, hay gente también a las puertas de las clínicas que si se encontrasen con que un día tuvieran que abortar ¿qué harían?

Ahora toca la Ley de la Eutanasia y la cosa anda revuelta, y como no, la iglesia juega su papel, al igual que lo hizo con el divorcio y el aborto, aboga por la vida, pues yo creía que la demás de la gente no abogaban por la vida, pero en el caso de la iglesia, no quiero ser mal educado y emplear ciertos adjetivos, me resulta curioso que nunca la he visto estar en contra de la pena de muerte (menos mal que están por la vida). Recordemos un poco de historia; solamente me voy a remontar a las cruzadas, aunque podríamos hablar de tiempos más pasados, pero no es necesario. Las cruzadas que no dejaban de ser una masacre de gentes, y todo por el hecho de acabar con el infiel y defender la verdadera religión, y para premio quienes luchaban en ellas tenían la indulgencia correspondiente de la iglesia. Eso era defensa de la vida, liquidar a quien no tenía la misma creencia que uno.

Si nos remontamos a España, en nuestra historia reciente, ya conocemos el papel de la iglesia durante la dictadura, siempre al lado del dictador, que ya sabemos de su actuación, al que por cierto, metieron bajo palio por intentar eliminar a comunistas y otras gentes, “gentes de mal vivir”.

Un estado, un país, una nación, como quiera que lo llamemos, tiene que legislar para que sus ciudadanos tengan una vida lo más llevadera posible, no puede ser que una creencia imponga a las demás lo que hay que hacer, un católico no puede imponer a un ateo su creencias, ni a un musulmán, ni a un budista… igual que estos tampoco pueden imponer a los demás, y un estado está para legislar por encima de creencias, pues está compuesto por hombres, mujeres y no por dioses infalibles, y por ello, debe legislar para los hombres y mujeres que vivimos en la tierra, pues lo que se dice del cielo, el limbo y el infierno están fuera de lugar. Si verdaderamente existen, no están al alcance de los humanos, al menos, así lo entiendo.

Estas tres leyes, así como alguna más que se me escapaba, y que también es otra ley de la hipocresía, pero esta que olvidaba, si ha servido para ser aprovechada por un exalcalde  y ahora senador de derechas, ahí queda eso, son un paso más hacia una mayor libertad de las personas para que puedan tener una vida digna, así lo veo y así lo escribo, y ni la derecha ni la iglesia pueden arrogarse el pensamiento y las ideas de la gente, sobre todo, cuando la mayoría de ellas está representada en las Cortes, que es donde reside la soberanía del pueblo, y las Cortes por una gran mayoría y diversidad de partidos han dicho si en el caso último de la eutanasia, y en esa mayoría hay gentes que les han votado de distintas creencias, también católicos. Así es la democracia  y la democracia también permite que estas leyes sean aprovechadas por quienes tanto han abjurado de ellas. Eso es lo bueno de la democracia, la libertad que tienes.

Compartir